Home > Columnas > Guatemala al rescate

Guatemala al rescate

NUEVO

El contrabando no es un delito nuevo, ha existido en la historia de la humanidad desde tiempos inmemoriales, en el mundo actual globalizado las posibilidades del incremento al contrabando son una realidad innegable ya que las fronteras entre los países se han convertido en puentes de intercambio comercial, por lo tanto el traslado de mercancías de  un país a otro es una constante diaria, a esto se le suma que la tendencia entre países es a desregularizar, es decir, a quitar o minimizar las regulaciones aduaneras para el libre tránsito de mercancías.

.

El contrabando consiste en  la entrada y/o salida de un país de productos, prohibidos o no, para su comercialización sin el pago de impuestos o control gubernamental respectivo, es una actividad ilícita que provoca mucho daño en una sociedad porque no solamente distorsiona la economía, genera una competencia desleal por los precios bajos que ofrece al público consumidor de iguales productos, provoca pérdidas muy grandes a las empresas legalmente establecidas que sí cumplen con la ley y con su responsabilidad tributaria, y se convierte en  un problema de seguridad social porque, cuando el contrabando es de productos de consumo diario o medicinas, la población está expuesta a utilizar  productos de los que se desconoce su procedencia, se desconoce si  el producto está en buen estado o no, si este ha cumplido con los procedimientos como refrigeración, conservación y cuidado antes de su venta y sobre todo si cumple con los registros sanitarios..

El  problema se agudiza y se convierte en un problema de seguridad nacional porque tanto los contrabandistas como los miembros de estructuras criminales utilizan las mismas rutas para el trasiego de drogas, trata de personas y migrantes, tráfico de dinero para su lavado, pero sobre todo el  trasiego de armas de fuego,  armas que son comercializadas en el mercado negro y se utilizan para cometer  crímenes en contra de la población, es decir, son esas armas las que utilizan los sicarios, los extorsionadores, los delincuentes para matar gente, por lo tanto el contrabando también genera violencia y altos índices de criminalidad en el país.

Hace pocos días se llevó a cabo en el país, el tercer encuentro de la alianza Latinoamericana Anti contrabando, en este  foro los empresarios reconocieron que la pérdida para el país en materia de contrabando es  de aproximadamente 16,000.00 millones de quetzales, esta es una cifra considerable que, sin lugar a dudas, afecta las finanzas del Estado, gran cantidad de mercancía  entra por lo que se conoce como contrabando abierto, es decir por lugares no oficiales, se refieren a los famosos pasos ciegos fronterizos, y el contrabando técnico que es el que se produce en puertos, aeropuertos y aduanas terrestres, defraudando al fisco.

Lo que me parece inconcebible es que la SAT, no  le apueste a la tecnología, en pleno siglo XXI, se pretende seguir haciendo las cosas como si viviéramos en el siglo XX, en cualquier país más o menos desarrollado, la tecnología es crucial para ir contendiendo el contrabando, primero se van a ir las actuales autoridades que dar un paso tecnológico en el combate al contrabando. Por algo hay que empezar

GUATEMALA NECESITA DE SUS MEJORES HOMBRES Y MUJERES  PARA RESCATARLA.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.