Home > Columnas > Se debe evaluar el ciclo escolar ahora que llega a su última etapa

Se debe evaluar el ciclo escolar ahora que llega a su última etapa

COLUMNISTA

Octubre es el mes del estrés en el sistema educativo, es el momento de las evaluaciones de fin de año y ello genera tanto pedagógica como administrativamente mucha actividad. La semana entrante llega el momento de la verdad, en las clausuras se sabrá con certeza quienes perdieron y quienes ganaron, esto provocará alegría y tristeza entre los estudiantes dependiendo de los resultados, para los que no aprobaron alguna asignatura no todo está perdido ya que tendrán una oportunidad para revertir o confirmar el resultado y al final cualquiera que sea este, todos esperan con impaciencia las vacaciones.

.

En lo administrativo, los docentes tienen que entregar los registros con los resultados de este último bimestre y en consecuencia el promedio final, secretarias, directores y supervisores elaboraran y rubrican la memoria de labores, cuadros de registro, certificados, diplomas y títulos para hacer la entrega oficial a los estudiantes y padres de familia en las clausuras y actos de graduación con los que se cierra el ciclo 2017.

Los maestros tendrán la oportunidad de viajar a los centros recreativos administrados por el ministerio de trabajo, otros regresaran a sus lugares de origen para reencontrase con la familia y los amigos y quizás la mayoría entraran al campo de la economía informal para generar ingresos extras para los compromisos familiares de fin de año.

Dentro de todas las actividades que se desarrollan en esta época del año debería de practicarse una evaluación a todas las actividades que se acontecieron durante el proceso técnico pedagógico y administrativo realizado de enero a noviembre; dicha evaluación debería practicarse en toda la estructura del sistema educativo nacional, es decir en el Ministerio de Educación, las Comunidades Educativas y en los Centros Educativos, con el propósito de fortalecer la cultura de evaluación fundamentada en principios no solo técnicos sino éticos.

Para ello las autoridades deberían de realizar una evaluación institucional, la que puede definirse “como el proceso que da cuenta del estado de desarrollo del objeto de evaluación, en este caso el sistema educativo, de sus aciertos, carencias y deficiencias”. Lo que permite entenderse como base para formular propuestas de intervención que permita mejorar, la calidad de los procesos.

La tarea deberá ejecutarse con mucha responsabilidad y compromiso con la educación del país. Pienso que es el momento de realizar ajustes en la forma de evaluar al personal que labora para el sistema educativo, docentes, técnicos, asistentes, profesionales así como del personal operativo. Es imperativo introducir cambios en el proceso, cambios que generen mejores niveles de calidad.

Debe evaluarse el sistema de control que se tiene sobre el personal, no solo en cuanto a cumplimiento de horarios y jornadas o el desempeño de las funciones, las autoridades deberán investigar más para saber en realidad que sucede en las escuelas o en las oficinas de las distintas dependencias. Decir por ejemplo que se superaron los 180 días de clase es mentirle al pueblo y engañarse así mismo, lo cual pone en tela de juicio la veracidad de los demás informes presentados por la cartera de educación. La impunidad y la corrupción administrativa también se combaten con generar certeza a través de una cultura de evaluación en un marco ético de formación ciudadana.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.