Home > Columnas > Migración un monstruo grande que pisa fuerte

Migración un monstruo grande que pisa fuerte

///
Comments are Off
opinion

Guatemala, el país de la eterna primavera, se ha convertido en un invierno desastroso para sus habitantes, pues por la falta de oportunidades de empleo han tenido que huir de su madre patria para garantizar un futuro para sus familias, dejando atrás sus sueños y metas y hasta su dignidad. Creando el fenómeno de la migración ilegal, y como dice el cantautor guatemalteco Ricardo Arjona (Mojados), que no son de aquí ni son de allá.

La migración es un fenómeno mundial que inició hace miles de años, cuando nuestros antepasados africanos viajaron y se asentaron por todo el mundo buscando mejores oportunidades, poblando los continentes, e iniciaron el nacimiento a las diferentes culturas y naciones hoy en día existentes. Cuando hablamos de migración es imposible dejar de preguntarse lo siguiente ¿Por qué se da la migración en Guatemala? ¿En qué perjudica o beneficia al país? ¿Cómo migran los guatemaltecos? ¿Qué destruye la migración?

Como nación, la migración es un negocio redondo que por medio de remesas capitaliza al país, siendo una de las principales fuentes del PIB, lo cual abarca el 11% aportando un total de US$7,164,908,054 millones anualmente. Gracias a eso y al nefasto narcotráfico, el precio del dólar no se ha disparado como en otras naciones, esto ha convertido a las remesas en un negocio redondo para Guatemala y quien ha sabido aprovecharlo es el Banco de Desarrollo Rural quienes captan el 66% de estas divisas, todo pareciera que la migración es excelente para las familias de los migrantes, para el país, para los bancos y así es, si nos hacemos de la vista gorda a todo lo que destruye.

La migración afecta a países receptores de la siguiente forma: fuga de capitales hacia otras naciones (las remesas), los inmigrantes ocupan empleos de personas nativas, esto genera desempleo. Pero esto no es tan importante, de hecho son los menores de los inconvenientes que genera la migración. El verdadero problema lo sufre el migrante.

En Guatemala, en 2014, el dato según los consulados y embajadas guatemaltecas da cuenta que existen 1.5 millones de migrantes guatemaltecos, mientras un estudio de la ONU realizado en 2016 indica que existen dos mil 301 millones 175 migrantes guatemaltecos de los cuales el 52.7% son hombres mientras que el 47.3% son mujeres, esto refleja que más del 12% de los guatemaltecos son migrantes y el país preferido para emigrar es EE. UU. sobre todo los estados de Texas, California y Florida. Solo imagínense, más de 2 millones de sueños destruidos, de historias de sufrimiento.

¿Por qué emigran los guatemaltecos? los principales factores son la violencia, falta de empleo y oportunidades, es decir, porque están viendo a sus seres queridos morir de hambre o violencia. Estas personas toman la decisión de abandonar su hogar, sus sueños, a sus seres queridos e inician el viaje hacia Tapachula, México, donde esperan abordar el tren (La Bestia) en ese trayecto son asaltados, extorsionados por mareros y policías, pasan hambre algunos mueren por caerse de La Bestia, son discriminados, insultados algunos violados y secuestrados, todo esto tan solo para llegar al punto fronterizo con EE. UU.

Después atraviesan desiertos, son perseguidos por los agentes de migración y por perros, pasan más hambre e incertidumbre sin consuelo alguno, solo para llegar a alguna ciudad estadounidense donde no tienen un techo, no conocen a nadie, pasan más hambre pues no tienen dinero, con el consuelo de conseguir un empleo que les genere ingresos para mandar a sus familias y conseguir algo de comer.

Son explotados por sus patronos con trabajos inhumanos y sueldos de miseria, viven en el anonimato para que no los deporten con la única esperanza de ahorrar un dinerito para poner un negocio en su nación y el consuelo que su familia no está pasando hambre. Si logran sobrevivir esta odisea y ahorran lo suficiente para regresar a su nación y tener una vida digna, encuentran a sus hijos grandes que ya ni los reconocen, a sus esposas en algunas ocasiones con otras personas, a sus padres y abuelos muertos. Regresan a un país que ya no conocen del cual ya no saben nada.

Esa es la dura vida de estas valientes personas que toman esa decisión de abandonar todo para generar el 12% del Producto Interno Bruto guatemalteco. Pregúntese ¿Vale la pena? por eso le dedico esta columna a todos aquellos héroes valientes que tomaron esta decisión y les digo ¡GRACIAS MOJADOS!

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.