Home > Columnas > Niñas y niños, futuro de Guatemala

Niñas y niños, futuro de Guatemala

NUEVO

Desde hace muchos años la ambición de enriquecimiento ilícito influyo en algunos que nos gobernaros fueron ideando la manera de apropiarse de los impuestos que pagan los guatemaltecos y prestamos que se hacían para mejorar el presupuesto nacional. Otros políticos partidistas idearon vender en sus partidos políticos los puestos para optar a algún cargo como alcaldes, diputados, presidentes etc.

.

Lo que aprovecharon los dueños de capital económico para comprar y revender con compromisos de servicio esas posiciones a los partidos políticos. Posteriormente se infiltraron los del narcotráfico y de esta forma Guatemala fue copada de corruptos. Con paso lento y carente de muchas pruebas la policía Nacional y el Ministerio de Publico se le exigió descubrir a los corruptos y con pruebas contundentes y suficientes aplicarles la ley.

El pueblo no corrupto exigió depurar todas las instituciones, para tener una mejor Guatemala. El camino se ha recorrido lento y carente de aplicar la ley en igualdad de condiciones, cosa que no ha ocurrido, por haber hecho un trabajo selectivo y carente de un cuerpo investigativo eficaz. Todo esto ha influido en la formación de niñas y niños. Todos somos culpables por no proteger a nuestros jóvenes. Debemos olvidarnos la sociedad civil de los problemas políticos partidistas y volcarnos todos a salvar a las niñas y niños.

Iniciemos por nuestros hogares poniéndoles más atención a nuestras hijas e hijos y ayúdemelos a superarse. No esperemos ni carguemos tanta responsabilidad a los maestros, también ellos tienen sus problemas de hogar.  Colaboremos con asociaciones juveniles que dan apoyo en el campo educativo y de formación moral a nuestra juventud.

Eduquemos a nuestros hijos para que asistan con más frecuencia los grupos religiosos que de alguna manera ayudan a orientar en el buen comportamiento de todos los humanos. Démosles los padres de familia un buen ejemplo a nuestros hijos y apréndamelos a escuchar y apoyar para que se encausen por el buen camino de Ética y Moral.

Eduquémoslo sobre los riesgos de las drogas y en el aspecto sexológico. Conozcámosles sus amistades para darles a ver si existe riesgo en el comportamiento de alguno de sus compañeros. Oriéntenoslos para que sean persona correcta sin malos antecedentes.

Apoyemos a las autoridades que dirigen nuestros centros correccionales, para que estos jóvenes con su nueva formación, se integren a nuestra sociedad. No veamos como castigar más a nuestro joven, sino  eduquémoslo a corto plazo, para que sean jóvenes ejemplares.

Ustedes niños y niñas son el futuro de Guatemala con un campo limpio y no corrupto. Nosotros los adultos tenemos la obligación de salvar a nuestra juventud y darles un buen ejemplo. En las próximas elecciones presidenciales y demás autoridades, el Tribunal Supremo Electoral, unidos a buenos guatemaltecos, debemos depurar a tanto político mafioso.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.