Home > Mirilla indiscreta > El sentido común, el menos común de los sentidos

El sentido común, el menos común de los sentidos

171022 MIRILLA SENTIDO COMÚN

Cuando la incertidumbre se posa sobre una sociedad como una bruma estancada que oscurece el horizonte, se transforma en una invitación al recogimiento y reposo, una manera de rendirse frente a la devastadora realidad de la impotencia.

La luz se vuelve mortecina incapaz de rasgar la niebla que como un manto siniestro cubre el ambiente y se estaciona de manera permanente, ahogando la luz del día y haciendo más tétrica la noche.

Es algo así como vivir en Londres, en tiempo de Jack el Destripador, cuya presencia inesperada estaba marcada por el terror, la muerte, y el misterio de no saber quién era el asesino.

No hay peor enemigo de la convivencia pacífica, que el terror. Y Guatemala está llena de terror.

La contradicción que transforma en un hecho cierto lo increíble, abofetea todos los días, la lógica del Sentido Común, que da pábulo a pensar que quizá sea cierta la inverosímil máxima que reza: Que es el menos común de los sentidos.

Les parece lógico acaso que el Presidente confirme a los Ministros que en el momento en que prematuramente los implicados celebraban la caída del régimen, estos tres personajes del supuesto primer círculo de confianza del mandatario, en grupo, con alevosía, falta de solidaridad y de alguna manera, pues también de gratitud, porque ninguno de los tres, antes,  se les pudo imaginar en semejantes posiciones.

Si no hubiera sido por la coyuntura que les permitió ser empujados del anonimato al estrellato convenido, posiblemente impuesto y abusivo sin pasar por el Despacho Presidencial más que para recoger la rúbrica.

Toda una estrategia para someter al Ejecutivo, a costa de su propio prestigio presidencial, a tomar acciones públicas, que hacen reflexionar a quienes se han reventado la cara por defenderlo, que quizá se apuntaron a la causa equivocada.

Resbalando por un interminable tobogán siempre hacia abajo ni una sola lomita hacia arriba, los militantes del grupo aliado con la intervención, no les han permitido un minuto de respiro, a quienes desconcertados, sabiéndose mayoría, no logran articular una posición orgánica, aunque los acusen de manejar recursos cuantiosos y un poder oligárquico que no han visto ni por asomo.

No han podido ganarle espacios a esa claque que acción que emprenden, les garantiza de inmediato favorables decisiones judiciales que seguramente los hacen disfrutar, sin más respaldo que el poder de la consigna avasalladora, la satisfacción de sentirse de manera anticipada imbatibles como gestores del poder protegido.

Cómo la maquinaria judicial, se alinea de inmediato para resolver lo que solicitan, cualquier petición, por frívolas o improcedentes que sean, en el lenguaje usual del mundo de los juristas, que ven como los legos, con sólo firmar cualquier memorial, que en otras circunstancias, le causaría vergüenza ajena a cualquier abogado decente, se transforman en juristas consumados aunque nunca hayan pasado  por el frente de una Facultad de Derecho de cualquier universidad.

Y eso que muchas casas de estudio han abaratado la expedición de títulos profesionales, que no los avergüenza anunciarse en letreros infamantes, en esquinas de  pueblos y colonias donde ejercen con una consabida realización de precios por actos notariales o de abogacía que van desde tres auténticas a precio de una, gestiones laborales, de obtención de solvencias de antecedentes penales o policíacos, aprovechando la ventanilla especial que atiende preferentemente a los abogados.

Y no quiero ni siquiera mencionar a quienes tienen jaladores en los patios del Edificio de Finanzas y las Cortes para legalizar títulos de vehículos automotores o gestiones rápidas en las oficinas del Estado.

Por eso no es raro escuchar a más de algún iluso preguntar cuánto cuestan las cuotas para estudiar en el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala la carrera de Derecho.

Por ese Totum Revolutum, se encuentra uno con  cada personaje opinando sobre la legalidad, legitimidad, Estado de Derecho, normas constitucionales, leyes ordinarias, reglamentos y circulares, como que se tratara de programas de cine o libretas de apuntes donde se pueden anotar burradas.

Pero la verdad verdadera cuando uno explora la razón de ser de toda esa emulsión gruesa e indigerible de conceptos jurídicos aplicados a casos concretos… y se encuentra con fallos judiciales firmados por jueces o magistrados que más pareciera que estudiaron albañilería para construir viviendas de no más de un piso de altura.

No me cabe la menor duda, que estamos aceleradamente caminando rumbo a la selva y cada paso que avanzamos, nos desprendemos de alguna prenda que nos comunicaba con la civilización.

El ambiente se hace irrespirable. Un Procurador de Derechos Humanos, convertido en agitador de oficio y al parecer con mucho oficio, que disfruta de enderezar acciones políticas de resolución inmediata, que le permite invitar a legos en la materia a que lo acompañen en cualquier solicitud, por espuria e improcedente que sea la ocurrencia, para que compartan el privilegio de una resolución a la carta, en total coincidencia con los intereses que con tanto ahínco lo hacen representar a costa de empujar con odio el desencuentro entre Guatemaltecos que hasta hace pocos años, a parte de todas sus reconocidas carencias, no habían incluido el tener que enfrentar al Partido Político de algunos Jueces y Magistrados reclutados inescrupulosamente para que nos enseñen que la represión de la suplantación de la ley, es más cabrona que la de militares, oligarcas o demagogos en ejercicio del poder.

Hay querido Jorgito de León Duque, te digo Jorgito porque este don Edmundo te conoció de niño, cuando todavía vivía tu madre y tu papá no amagaba con ser Presidente de la República…Nunca pensé, después de los servicios de incalculable valor estratégico que le brindaste a la intervención de tu país… que te iba extrañar en el cargo que también ocupó tu papá antes de ponerse al frente del país.

Y con esa escogencia condenar a su primo hermano Jorge Carpio Nicolle, cuya presidencia se presentía segura, que ya no podría participar en el próximo proceso electoral porque lo inhabilitaba el parentesco con Ramiro como Presidente.

Algunos pensaron que lo habían designado. para evitar que Jorge fuera Presidente.

Pero regresando a la famosa Procuraduría de los Derechos Humanos que fue honrada por personajes de gran peso histórico desde su fundación, nunca se pensó que podía convertirse en una filial estratégica de políticos desestabilizadores como tu sucesor, apreciado Jorge…. Esto me lleva a pensar que por tu nivel académico y estirpe familiar, aunque con dificultades, quizá se hubiera podido discutir contigo las incidencias de una procuraduría al servicio de una causa política ajena totalmente a sus funciones, y aunque complicado, por el nivel de compromiso que demostraste durante tu período con las causas que más han agredido en nuestra ultrajada historia el sentido nacional, incluso yo, aunque nunca tuve la oportunidad de verte sentado en la poltrona de perdona vidas y terrible acusador de quienes no coincidían con el pensamiento de tu inesperada causa política, quizá me hubiera atrevido a discutir el fondo de tu desconocida militancia a tono con la intervención del país…Te aseguro que lo hubiera intentado…. Como tantas veces lo hice con tu papá en la casa del Pedregal o la holgada casa presidencial.

Pero con tu sucesor ni siquiera intentarlo, el transformó el despacho en oficina de reclutamiento de afiliados y socios de las causas que otorgan créditos, resarcimientos y condecoraciones como súbditos incondicionales y ciegos militantes de la intervención.

En esas circunstancias hasta te extraño Jorge de León Duque.

En este soliloquio en que me he metido, claro que extraño a mis interlocutores, que avalando o contradiciendo mis posiciones, por lo menos me permiten saber que hay quienes piensan en libertad, se arriesgan a luchar por sus ideales, creen en la independencia, se la jugaron por la democracia y estarían dispuestos a morir defendiendo la soberanía del país.

Y estemos claros, nadie niega la globalización como nuevo signo de los tiempos, nadie niega la interrelación y cesión de espacios de soberanía para procurar el desarrollo de los pueblos.

Por esa razón volteamos hacia el sur y el caribe y le apostamos sin duda ni limitaciones a la integración centroamericana y de momento la de Republica Dominicana como contraparte estratégica del caribe dentro del Sistema de Integración Centroamericana SICA con sede en la hermana República de El Salvador.

Venimos de la Federación Centroamericana sustentada en la Constitución Federal de 1824 y vamos con pasos inteligentes y meditados hacia la nueva integración de la región para impulsar el desarrollo de los pueblos.

Pero de eso a aceptar la tutela extranjera para realizar las tareas que se nos asigna por derecho de sangre y de nacimiento a los guatemaltecos como sagrado ejercicio de nuestras libertades soberanas hay un abismo insalvable… Por elemental dignidad y respeto por nosotros mismos ¡Por favor entiéndalo, antes de que sea demasiado tarde¡

Si quienes facilitan todos los días esa intervención y desarticulación progresiva pero irreversible de nuestra institucionalidad constitucional y democrática, donde después de sitiar al organismo judicial y legislativo han  reducido la autoridad presidencial a un rango que insulta nuestro ancestral respeto por quienes ocupan esa posición.

Si con esa actitud creen que le están prestando un gran servicio al país…esté viejo escribiente les advierte que se están equivocando por completo… y lo que si es cierto, es que están a punto de exacerbar la tolerancia de los guatemaltecos que por no regresar a los tiempos de guerra, se tragan de mala manera los ladrillos que los hacen tragar con insolencia todos los días, sin tregua y sin descanso.

Hay que entender que esos ladrillos rompen las gargantas de los ciudadanos conscientes a quienes las voces extranjeras les despiertan simpatía cuando vienen en son de paz, de visita, de turismo amigo, incluso de aparente cooperación de buena fe… Pero que abominan la ocupación por muy legal que la procuren disfrazar.

Los esbirros, se conocen y se denuncian solos, aunque parezcan muchos y se les asocien los oportunistas de toda la vida…

Siempre habrá facilitadores de las invasiones…los hubo y de la misma raza, que facilitaron a don Hernán Cortéz acabar con Moctezuma…

Los hubo en Guatemala también de la misma raza que le facilitaron a don Pedro de Alvarado para que con un puño de extranjeros dominara y sometiera a las naciones prehispánicas.

Los esbirros y traidores no tienen edad pueden ser jóvenes o viejos, hombres o mujeres, ni raza ni origen, ni color ni idioma… Los une a todos que no tienen ni patria, tampoco dignidad, y muy poca vergüenza cívica y política.

Son internacionalistas por ideología, apátridas por definición…se refieren a éste país, como a cualquier otro, en tanto nosotros nos ahogamos en sentimientos defendiendo lo único que tenemos como nuestro país.

No nos sentimos dueños del mundo, pero sí de Guatemala.  No nos inspiran batallas ajenas, pero estaríamos dispuestos a dar la vida por la madre de todas las batallas…aquella que abriga la defensa de nuestro único país.

Al señor Presidente le tiraron los Ministerios por la cara…mientras otros guatemaltecos le instan a que pare la cara para defender la dignidad de un cargo que quieren descascarar como naranja podrida.

Los llamé a que conformemos nuevamente equipo…expresó el mandatario cuando ante los incrédulos guatemaltecos les notificaba a los desertores ministros que les había pedido quedarse en sus cargos y trabajar por Guatemala.

El muchacho de Gobernación… con muy poco respeto por quién agachando la servis, tuvo que tolerar semejante decisión. En el orgasmo de la insolencia se permitía contestar: Después de mucho platicar (cómo no Chon) convenimos en continuar con el cargo… ( a la puchis don gran señor ) Eso sí les puedo asegurar que lo he aceptado sin ninguna condición ( Que barbaridad de insolencia ante su jefe natural al que debe respeto y desde luego obediencia dentro de la ley ).

Así las cosas, de fugados a retornados con más honores que deshonras… Cosas de ese Sentido Común que nos traiciona como el menos común de los sentidos.

Hace dos días se celebró el 20 de Octubre de 1944. No tuve el más mínimo deseo de conmemorar la fecha.

Pensé que sus autores civiles y militares hacen mucha falta en los tiempos actuales, sólo que en lugar de sitiar el Palacio Nacional, tendrían que buscar otras direcciónes para recuperar la diginidad y libertad de la patria.

Cené con un Alcalde muy agudo en el análisis político y por lo que pude ver un dirigente importante del movimiento municipalista que me aclaró según su punto de vista la estrategia en contra del Alcalde Arzú… Aunque creo don Edmundo que con la decisión de atacar al Alcalde Citadino se metieron un tiro en el pie…porque don Alvaro tiene más gavetas que años – me aseguró confiado – lo que realmente quieren es amenazar a todos los Alcaldes que conformamos la Asociación de Municipalidades y nos hemos pronunciado en defensa de la Institucionalidad. Sí joden a don Alvaro imagínese lo que nos puede esperar a nosotros don Edmundo. Razonó con Sentido Común-

Imagínese usted, Don Carlos Mencos, Contralor General de la Nación aceptó que Acción Ciudadana una ONG subvencionada con fondos extranjeros que ha animado a su director a promover un remedo de partido político para participar como candidato, supervise a la Contraloría. ¡Imagínese usted¡ ¡El Contralor General, por imposición de un convenio, rindiéndole cuentas a una ONG financiada desde el exterior. ¡ No hombre es el colmo don Edmundo- me recalcó con bastante indignación – Y sabe que es el colmo de los colmos, que para que esa ONG se termine de bañar de pisto, nos están obligando a que mas de ciento y pico de municipalidades hagamos un convenio similar.. Ya veo a ese señor, sin un solo voto, jugando a tener el control de las municipalidades don Edmundo –  me dijo más enojado.

Finalmente asistí a los actos de promoción a Generales de División del Ministro de la Defensa Nacional y el Jefe del Estado Mayor de la Defensa.

No pude sentarme un solo momento. De la granadera entonada para el ingreso de nuestro orgulloso Pabellón Nacional, que en territorio amigo no se vió amenazado con ser sustituido por la bandera de colores de aquel Embajador que les conté…siguió la Granadera para el Presidente que allí sí lo asumí como Presidente de la República por la solemnidad con el que le rindieron los honores de ordenanza…Después el Himno Nacional…El del Ejército… El de la Escuela Politécnica…El desfile de honor de todos los cuerpos que acompañados por la centenaria banda marcial, presentaban sus banderas en honor de los ascendidos y del Alto Mando del Ejército. Aviones y Helicópteros surcando los cielos cercanos al escenario para hacer más solemne la impresionante parada militar.

Reducidos al Patio Central de la Antigua Escuela Politécnica, un girón de la solemnidad que merecen nuestros símbolos patrios seguramente emocionaron a todos los presentes.

Gastadores de honor portando la bandera nacional…todos los cuerpos haciendo acopio del máximo del honor que les cabe en el pecho.

Salvas de honor retumbaban a la distancia…toque de silencio por los caídos en batalla al servicio del mandato constitucional que nos les preguna si quieren hacerlo o no.

Por un momento sentí el espíritu de cuerpo… y no pude dejar de pensar en aquellos que reducidos a su mínima expresión, con el honor y la dignidad presa como presos de un sistema que los presenta como héroes en el patio de la antigua Escuela Politécnica y como parias apestados en las prisiones del país.

No me cabe la menor duda que el Sentido Común es el Menos Común de los Sentidos.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com