Home > Columnas > Juan José Arévalo Bermejo, comprometido con la educación

Juan José Arévalo Bermejo, comprometido con la educación

COLUMNISTA

En el marco de conmemoración de la Revolución de Octubre de 1944 es pertinente hablar de uno de los personajes fundamentales en ese proceso democrático de modernización del Estado, el Dr. Juan José Arévalo Bermejo, que como estadista marcó un giro en la historia política de nuestro país.

.

Juan José Arévalo Bermejo nació en el municipio de Taxisco, departamento de Santa Rosa, realizó sus primeros estudios en Taxisco y Chiquimula y se graduó de maestro en 1922 en la Escuela Normal Central para Varones de la ciudad de Guatemala. En 1927, durante el gobierno del general Lázaro Chacón, fue becado para estudiar en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación en la Universidad de La Plata, Argentina, recibió el título de Profesor de Enseñanza Secundaria en Filosofía y Ciencias de la Educación, y el 5 de mayo de 1934 el Doctorado en Filosofía y Ciencias de la Educación, cuya tesis “Pedagogía de la Personalidad” fue publicada en 1939.

Durante su mandato, conocido como el primer gobierno de la revolución​ se provocaron cambios sociales de gran importancia en la vida de los guatemaltecos. Es preciso mencionar que el Dr. Juan José Arévalo ha sido el único Pedagogo que ha ocupado la Presidencia de la Republica y que demostró con hechos un compromiso serio con la educación nacional.

Su gestión gubernamental se distinguió por numerosas realizaciones educativas entre las cuales se pueden mencionar: a) la primera campaña nacional de alfabetización; b) la cobertura de atención en el nivel primario aumento en un 60%; c) se fundó el Instituto Normal de Señoritas Centroamérica (INCA), el Instituto Normal Mixto Rafael Aqueche, el Instituto Normal Mixto Nocturno, la Escuela Normal Rural Alameda; d)  el número de maestros contratados en el nivel primario aumento en un 51%; e) el número de maestros graduados en el nivel primario aumento en un 147%; f) la atención de alumnos en vocacional y técnica aumento en 97%; g) las escuelas rurales crecieron en un 87%; h) el presupuesto en educación aumento en un 80%; i) se mejoró el salario del magisterio nacional; j) se otorgó el escalafón magisterial; k) se reformaron los planes de estudio; l) se realizó el primer censo escolar; m) reabrió la Universidad Popular; n) fundó la Facultad de Humanidades; ñ) se otorgó la autonomía a la Universidad de San Carlos; o) la creación de la Dirección General de Cultura y Bellas Artes; p)  el Conservatorio Nacional de Música; q) la reorganización del Ballet Guatemala, la Orquesta Sinfónica Nacional y del Coro Nacional; r) la Biblioteca Nacional y el Archivo General de Gobierno -actualmente llamado Archivo General de Centro América; s) las Escuelas Tipo Federación diseñadas en forma de círculo, media luna o rectángulo, estas escuelas marcaron la historia educativa del país, de 1945 a 1951 fueron construidos 21 de estos centros educativos; t) la Editorial José de Pineda Ibarra; etc. Es indiscutible la ejecutoria lograda. Hizo lo que nadie ha hecho en favor de la educación de los guatemaltecos.

Para concluir con este inventario maravilloso que pretende refrescar nuestra memoria histórica, comparto este pensamiento del doctor Arévalo: “Cuando el magisterio sea considerado por el Estado como la más elevada de las profesiones, y cuando el semillero que se llama Escuela Normal, sea colocado en el primer puesto sobre los demás centros de la cultura, entonces tendremos verdaderos maestros y como consecuencia patria verdadera”. ¡VIVA AREVALO!

TEXTO PARA COLUMNISTA

.
.