Home > Columnas > La política quiere un pueblo ignorante y lo logró

La política quiere un pueblo ignorante y lo logró

///
Comments are Off
opinion

La educación es uno de los pilares principales para poder ser un país desarrollado y competitivo ante el monstruo de la globalización; es la principal herramienta que se le hereda a las futuras generaciones para que tengan una digna y mejor vida; es la única arma que tienen los habitantes de Guatemala para defenderse de los lobos vestidos de ovejas que solo buscan el poder para llenar sus bolsillos y aprovecharse de los ignorantes.

Según datos del Ministerio de Educación, en Guatemala se invierte el 2.8% del PIB en la educación pública desde preprimaria hasta diversificado, de esa cantidad se invierte el 10.6% en preprimaria, el 52.7% en primaria, el 10.9% en básicos y el 2.5% en diversificado, lo cual es una nada, tomando en cuenta que de esos datos de inversión se utiliza más del 85% en salarios de los maestros, gracias a los pactos colectivos, lo que provoca un estancamiento en la educación.

Los resultados de la educación en Guatemala son una aberración, pues en las evaluaciones de los graduandos de diversificado en centros educativos públicos y privados a nivel nacional, de 2016 son los siguientes: en el examen de lectura solo el 32.32% lo ganaron es decir que solo 3 de cada 10 alumnos comprenden lo que leen, los otros 7 son un milagro que aprendieran a leer y a escribir. En matemáticas los resultados son aún peores, pues solo el 9.01% de los alumnos aprobaron el examen, es decir 1 de cada 10 estudiantes. Por eso tenemos gente como en el programa de Combate que ni siquiera pueden sumar.

Lo triste de esto es que los maestros pierden también estas evaluaciones, por lo tanto tenemos ignorantes educando ignorantes mientras tanto a los miembros del sindicato no les importa esto pues solo buscan ganar más dinero, trabajar menos y que no se les evalúe, esto se lo tenemos que agradecer a Joviel Acevedo, el principal operador de la clase política para volver tontos a los ciudadanos, pues en vez de educar personas competitivas que podrán desenvolverse en cualquier ámbito laboral estamos educando generaciones de ignorantes que son fáciles de manipular y estafar bajo la premisa de maestros ignorantes que educan a las futuras generaciones para ser ignorantes.

A nivel universitario las cosas se tornar peores, pues la Usac tiene que sobrevivir con el 5% del PIB con una carga administrativa que supera el 50% en salarios es decir queda muy poco margen para innovación, investigación y modernización. La Usac y las universidades privadas solo logran brindarle acceso a dos mil 433 por cada 100 mil habitantes, es decir solo el 7.05% de la población tiene acceso a una educación superior, de este porcentaje por la ineficiencia de la educación media se inscribe el 71.7% de los estudiantes universitarios en carreras humanísticas y de ciencias sociales, el 16.47% en ciencias tecnológicas y el 11.74% en carreras de salud pública.

Es lamentable que las autoridades y líderes universitarios en vez de aportar soluciones para este creciente problema se dedican a jugar a la comidita política, el rector financiando grupos desestabilizadores por que le hicieron promesas falsas, en lugar de luchar contra este problema. La presidenta de la AEU Lenina García se la pasa en manifestaciones, bochinches, tratando de imitar y sintiéndose Oliverio Castañeda (tacuche que le queda por demás grande), en lugar de apoyar al estudiante universitario.

Leyendo esto ya tienen la respuesta del por qué todos los políticos engañan a la población, del por qué solo malos presidentes elegimos, del por qué tanta delincuencia y por qué no consiguen trabajo… es fácil Guatemala lleva generaciones de tontos educando a los jóvenes para que sean ignorantes. Hay formas muy personales de combatir esto: con la tecnología, pero quien de esta camada generacional que no entiende lo que lee se preocupa por indagar en Internet y aprender cosas nuevas, en YouTube hay tutoriales para aprender a hacer de todo y educarse, pero la juventud pierde el tiempo viendo videos sin sentido que radican en la estupidez.

Me despido con esta reflexión: Si no cambiamos el sistema educativo y graduamos gente capaz y competitiva, nuestro país fracasará siempre y nuestra población como en tiempos de la conquista elegirá al presidente que le de los espejitos más bonitos.

TEXTO PARA COLUMNISTA

.
.