Home > Columnas > Antejuicio, prensa e inocencia

Antejuicio, prensa e inocencia

///
Comments are Off
NUEVO

Dos titulares son suficientes para enmarcar esta reflexión: “CSJ declara sin lugar antejuicios contra Presidente y diputados” (elPeriódico, 12.10.17) y “Magistrado Dubón favorece a diputados señalados” (Prensa Libre, 13.10.17).  Sobra decir que la mayoría de analistas y comentaristas en amplia mayoría adversaron el rechazo del desaforo. ¿Y por qué no decirlo? dictaron mediáticamente sentencia condenatoria, sin que mediara juicio previo –y omitiendo considerar que en el antejuicio no se discute ni la culpabilidad ni la inocencia del antejuiciado, sino la procedencia de someterlo o no a proceso penal.

.

En torno a este tema María Amparo Casar escribió estos valiosos conceptos que bien se aplican a los antejuicios ocurridos recientemente en nuestro país: “Lo que se pide no es que se condene de antemano a estos personajes [los antejuiciados] sino solamente que se les abra una investigación y se siga el debido proceso. […] Si no se quiere que el público se atenga a las versiones periodísticas, la salida está a la mano: que se abran las averiguaciones pertinentes para que se haga justicia en el circuito judicial y no en el mediático. La verdadera politización de la justicia no está en la exhibición de los presuntos culpables sino en el encubrimiento sistemático de los delitos, en la decisión de no perseguirlos ni castigarlos y, sobre todo, en la práctica de emparejar los expedientes delictivos para negociar la impunidad.”  (La injusticia de exigir justicia. Excélsior. 18.02.2015).

Para Edi Zunino, columnista argentino: “La justicia no se hace plebiscitando enfurecidos pareceres. Así se hacía el circo romano. Se trata de sopesar pruebas y arribar a conclusiones lo más científicas posibles para reconstruir hechos objetivos, no deseos partidarios. La cuestión de fondo no pasa por ganar una apuesta (ni una elección). Es darle credibilidad al sistema. Convertir en dibujo animado la noticia deseada es primitivismo posmoderno.” (Pericias Nisman, El magnicidio deseado, Perfil.com, 25.09. 2017). Y también dijo Isaías: “No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad; confían en vanidad, y hablan vanidades; conciben maldades, y dan a luz iniquidad.” (59:4).

TEXTO PARA COLUMNISTA

.
.