Home > Columnas > Energía, dominar tiempo y distancia

Energía, dominar tiempo y distancia

NUEVO

Fecha para rememorar, les guste a unos o desagrade a otros, es el 12 de octubre de 1492. Este jueves 12,  se cumplieron los 525 años, allende el tiempo, del primer viaje promovido por el navegante Cristóbal Colon (Christophorus Columbus), Ligur o sea genovés que no español.

Lo significativo del evento da lugar a muchas reflexiones, pero en nuestro caso, lo referimos a ciertas perspectivas en cuanto al dominio de las distancias y tiempos  terráqueos. Cabe así citar registros de las bitácoras o diarios originales de Colón, anotadas en el día a día del viaje,  partiendo de y retornando a suelo europeo. Fue Fray Bartolomé de las Casas quien tuvo acceso a esos documentos cuando escribiendo su “Historia de Indias”;  luego fue integrada esa información por Martín Fernández de Navarrete. en la obra suya  “Viajes de Colón”, editado por primera vez en 1825. De esta transcribimos las anotaciones del genovés: “y partí del dicho puerto (de Palos) a tres días del mes de agosto del dicho año (1492) … y llevé el camino de las islas de Canaria …pues de allí tomar mi derrota y navegar tanto que yo llegase a las indias…”  Y así se inició la gesta, la cual en tiempo total tomó el resto de ese año y una porción del siguiente, retornando a las costas de Portugal el lunes 4 de marzo de 1493; o sea, el tal primer viaje abarcó nada menos que un total de siete meses y un día, entre navegación y detenciones en cada punto de tocar tierra: explorar un tanto y tomar posesión y claro, tratar de localizar sobre todo, el oro que los nativos exhibían a los codiciosos ojos de las tripulaciones y al mismo Colón, “encomendado dello por sus majestades los Reyes de Castilla y Aragón”. De cualquier manera, solamente la navegación sin escalas, de puerto Gomera, Tenerife, ultima tierra conocida de donde partieron el 6 de septiembre, hasta poner pie en tierra caribeña el 12 de octubre, abarcó un mes y 6 días.

 Tomemos perspectiva en tiempo: distaban entonces poco más de siglo y medio, los primeros pasos en el camino de la ciencia,  la época de Newton en el siglo XVII y  otros exploradores de fronteras del conocimiento que en cascada de logros, dio paso a la revolución industrial, acompañada esta de la máquina de vapor; alborada de la civilización basada en la energía, de finales del siglo XIX y a todo lo largo del siglo XX, dominando ya entonces, los combustibles fósiles de gran densidad y potencia energética.

Las carabelas eran pequeñas naves impulsadas a expensas del viento y nada más. Hoy, gracias a poderosas turbinas de gas y grandes avances en aerodinámica, tenemos por ejemplo, aeronaves que vuelan a plena carga con más de doscientos pasajeros y van de París a New York en poco más o poco menos de unas ocho  horas.

El poder de combinar los energéticos con el diseño aeronáutico y cibernético  actuales,  tiene mucho por delante…los viajes interplanetarios están hoy mismo no tan lejos de nuestros días.

Tal el camino de una civilización que ha aprendido también, a vencer y utilizar las leyes de la gravedad.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com