Home > Columnas > Un presupuesto de Estado que no prioriza el cuidado de su patrimonio natural

Un presupuesto de Estado que no prioriza el cuidado de su patrimonio natural

Columnista
La Constitución Política en su artículo 64 reza: “Patrimonio Natural, se declara de interés nacional la conservación, protección y mejoramiento del patrimonio natural de la Nación”. Así mismo en su artículo 97: “Medio Ambiente y Equilibro Ecológico: El Estado, las municipalidades y los habitantes del territorio nacional están obligados a propiciar el Desarrollo social, económico y tecnológico que prevenga la contaminación del ambiente y mantenga el equilibrio ecológico. Se dictarán todas las normas necesarias para garantizar que la utilización y aprovechamiento de la fauna, de la flora, de la tierra y del agua, se realicen racionalmente, evitando su depredación, contaminación y agotamiento”.
Es evidente que el deber ser dista mucho de la realidad en nuestro país, puesto que en la gestión púbica como en la mayor parte de actividades de la vida humana, la prioridad en los temas está determinado por los recursos que asignamos para su efectiva ejecución.
Si damos un vistazo al presupuesto asignado a los entes del Ejecutivo que velan por el tema, en 2016 entre el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, MARN, El Consejo Nacional de Áreas Protegidas, CONAP y el Instituto Nacional De Bosques, INAB, sumaron Q693.4 millones lo que significó menos del 1% del presupuesto del Estado para ese año que fue de Q, 70.7 millardos.
En el caso del ente rector, el MARN, en este 2017 obtuvo una asignación presupuestaria de Q171,933,660 situándose como la cartera con menor presupuesto de los 14 Ministerios de Estado, tendencia que se repite en el proyecto de presupuesto que deberá aprobar el Congreso para 2018, ello no obstante los grandes desafíos que representa estar entre los 10 países más vulnerables al cambio climático en el mundo.
En el caso de las municipalidades en la mayoría de los casos puede advertirse que las inversiones locales en materia de gestión ambiental son limitadas pese a la urgente necesidad de construcción-mantenimiento de plantas de tratamiento e infraestructura para el saneamiento ambiental, manejo de desechos peligrosos, gestión de su biodiversidad, entre otros. De esa manera podríamos citar más datos que evidencien la urgente necesidad de programar los recursos necesarios que permitan mejorar la condición del patrimonio ambiental nacional.
Debemos interiorizar que el futuro del país esta necesariamente ligado a los ecosistemas y que su calidad determina en mucho nuestra propia calidad de vida. En palabras del ecoteólogo Thomas Berry, el mundo natural es la comunidad sagrada más grande a la que pertenecemos. Dañar esa comunidad es disminuir nuestra propia humanidad.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com