Home > Actualidad > Premio Nobel de Economía 2017 hizo un estudio de la economía del comportamiento

Premio Nobel de Economía 2017 hizo un estudio de la economía del comportamiento

///
Comments are Off
171009 RICHARD THALER

Este lunes, el economista estadounidense Richard Thaler fue galardonado con el Premio Nobel en Ciencias Económicas 2017 gracias a su contribución al estudio de la economía del comportamiento. El profesor de la Escuela Superior de Economía de Moscú, Danil Fiódorovyj, explicó la importancia de esta rama de la economía y cómo afecta a las vidas de cada uno de nosotros.

¿QUÉ ES?

Durante mucho tiempo, los economistas estimaron que el ser humano posee capacidades infinitas de cálculo, analiza toda la información y siempre puede tomar la mejor decisión. Sin embargo, Thaler y otros investigadores han demostrado que muchas personas no saben calcular correctamente y tanto su fuerza de voluntad como su racionalidad son limitadas, explicó Fiódorovyj.

“Racionalidad limitada. Richard Thaler desarrolló la teoría de la contabilidad mental, que explica cómo las personas simplifican sus decisiones financieras”, detalló la Real Academia Sueca de Ciencias en su cuenta de Twitter.

¿CUÁNDO APARECIÓ?

El profesor de la Escuela Superior de Economía de Moscú reseña que este concepto surgió en los años 70 y 80 y que uno de sus autores es, precisamente, Richard Thaler. Además, recuerda que en 2002, el psicólogo estadounidense Daniel Kahneman recibió el Premio Nobel de Economía por integrar aspectos de la investigación psicológica en la ciencia económica.

La economía del comportamiento es un estudio interdisciplinar que une la economía con la psicología. Por un lado, los economistas comprendieron que las personas no son racionales; por otro, los psicólogos se dieron cuenta que los economistas habían desarrollado muchos aspectos interesantes que se pueden aplicar en el estudio del comportamiento humano.

¿CÓMO SE MANIFIESTA?

Fiódorovyj pone un ejemplo ilustrativo: la compra de un pasaje de avión en el sitio web de una aerolínea, donde “todas las casillas de verificación adicionales como la compra de pólizas de seguro ya están activas de forma predeterminada”.

¿Por qué se ofrece rechazar opciones en lugar de no aceptarlas? “Esto tiene una gran importancia”, debido a que “una persona toma esa decisión partiendo no solo de una elección racional entre las alternativas disponibles, sino también de las condiciones en las que se encuentra”.

De este modo, “cuando la casilla ya está activa, las personas aceptan esa póliza de seguro con mucha más frecuencia y eso puede generar millones de ingresos a las compañías”.

“La falta de autocontrol: Ulises y las sirenas, como ilustración entre los planes a largo (planificación de futuro) y a corto plazo (placer)”, señala la Real Academia Sueca de Ciencias.

DOS AGENTES ECONÓMICOS

Para Thaler, estamos compuestos por dos agentes económicos: uno que planea y otro que ejecuta. Esto se refleja en situaciones dispares, como la inscripción a un gimnasio. “Cuando una persona compra un abono es porque tiene algún tipo de plan de futuro”; en cambio, “la decisión de asistir o no” la toma el ejecutor “como si fuera otra persona diferente, a pesar de que, físicamente, se trata de la misma”.

Lo mismo sucede en la relación entre el propietario de una empresa y el gerente que haya contratado: el primero debe generar estímulos para que el segundo haga lo que el dueño necesita. Gastar dinero en algo de lo que se arrepentirá después es el ejemplo de ese estímulo. “Los administradores de los gimnasios son conscientes de estoy por eso, en general, venden suscripciones anuales y no abonos para un día”.

¿PODEMOS APLICAR ESTOS CONOCIMIENTOS?

Danil Fiódorovyj recomienda leer los libros de Richard Thaler, en especial ‘Nudge: la arquitectura de la elección’, donde se describen muchos problemas relacionados con la racionalidad y cómo ciertas personas y empresas ganan dinero a nuestra costa.

En esa publicación, el premiado describe un experimento con dos grupos de personas. A los integrantes del primer colectivo les entregaron una taza y les preguntaron a qué precio estarían dispuestos a venderla, mientras que a las otras personas les preguntaron por qué precio estarían dispuestos a comprarlas. Quienes poseían las tazas valoraban esos artículos mucho más que quienes trataban de adquirirlas porque, al sostenerlos, ya los percibían como suyos y no estaban dispuestos a desprenderse de ellos.

Por este motivo, los vendedores de las tiendas de teléfonos móviles desean que los posibles clientes agarren los dispositivos: de una manera irracional, el mero hecho de tocarlos con las manos les ‘obliga’ a comprarlos. Si somos conscientes de ello, podríamos tomar decisiones más sensatas, finaliza este especialista.

Con información de: RT

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com