Home > Columnas > Importancia de la reducción del subregistro de nacimientos y cultura registral (Parte II)

Importancia de la reducción del subregistro de nacimientos y cultura registral (Parte II)

///
Comments are Off
Columnista actualización de foto

En países, sin ir muy lejos, como Paraguay, República Dominicana, y últimamente Nicaragua, este tema está por ser superado; mejor aún,  en Uruguay, Chile y Panamá, lugares donde la reducción del subregistro y sus poblaciones se encuentran en una etapa de transición demográfica avanzada (Trigésimo segundo periodo de sesiones de la Cepal). Para el caso de Guatemala, el subregistro y la transformación de su población hacia una sociedad menos desigual y más incluyente, ha sido un asunto de singularidad especial. La turbulencia histórica desde la década de los años cincuenta, pasando por el conflicto interno de más de tres décadas, paralelamente acompañados por un modelo de desarrollo social desigual, dispar, y excluyente; han desalentado  de una u otra forma el buen desenvolvimiento del subregistro de nacimientos. Y más sensible se hace; si tomamos en cuenta, el retardo del Estado desde que se firmaron los Acuerdos de Paz en 1996.

.

Tal como expresado en la primera parte de este ensayo; fue en el año 2011, en base a la prioridad de erradicar las inscripciones extemporáneas que se crea la Dirección para la Erradicación del Subregistro, como parte del fortalecimiento del Renap. Señalándose que para el último quinquenio, ha habido un incremento en el sistema de registro. Habiendo comentando, dos de las posibles razones del avance de las inscripciones registrales.

Igualmente, se comentó, que: “El fin mayor de los registros estadísticos para la demografía de todo país es la construcción de su Pirámide Poblacional; porque desde ella, se pueden deducir muchas características sociales de la población o poblaciones que conforman el territorio y extraer los mejores criterios de política de desarrollo integral”. Tanto para las políticas públicas generales como para los programas de desarrollo social -desnutrición crónica en menores de cinco años-  y para aquellas familias con hijos en edad escolar; salud y educación. Pero también, para el grupo etario mayor de 65 años de edad. La construcción de la Pirámide Poblacional, es un buen ejercicio referencial para el análisis e identificación de los grupos poblacionales.

Tomando en consideración que la demografía es la ciencia que estudia a la población humana; en base a su dimensión, a su estructura, evolución y a sus características generales; es consecuente, hablar de los principales indicadores que la sustentan: 1. Indicadores de estado de la población (una fotografía para un tiempo y un lugar determinados) y, 2. Indicadores de dinámica (movimiento) de la población; acá se encuentran: la fecundidad, la mortalidad y la migración (conformada en: emigración e inmigración). Estos factores, en realidad, son los que determinan el tamaño de una población: y por ello, la importancia de su estudio. Otros factores de referencia que en la demografía de poblaciones debe conocerse, son: 1. Tiempo de duplicación de la población, 2. El índice de Masculinidad (no es más que la relación entre varones y mujeres al nacer y el recuento de estos en la cúspide de la pirámide; y sirve para medir el factor riesgo de mortalidad que experimenta el uno del otro, a lo largo de su vida productiva) y 3. La Esperanza de Vida al Nacer.

Cuando el nivel de subregistro tienda a cero; esperemos que no sea más allá del 2020;  o en último caso, para entregar en el  2030 a los ODS un Sistema Registral oportuno.  Esto es, que las inscripciones extemporáneas tiendan a cero. Y por tanto, decir que la cultura registral guatemalteca habría avanzado en su consolidación; entonces, las futuras proyecciones similares a las gráficas de población que a continuación se presentan, gozarán de mayor precisión dentro de la exactitud requerida. Acá la importancia de un buen Registro Civil.

Fuente: Cifras del INE.

En la gráfica a la izquierda correspondiente a los años 2010 y 2015, se observa que la base poblacional es ancha; lo cual, indica que la población guatemalteca es joven y que el grupo etario de 5 – 14 años es mayoritario (el 30 por ciento de la población aproximadamente). Por tanto, este grupo merece atención del Estado ya que en 10 años adelante esta misma población tendrá entre 15 y 24 años; justo la edad productiva; y si en su niñez no se les brindó las oportunidades para desarrollarse en un medio adecuado; educación, salud y en habilidades psicomotrices; no tendrán mayores capacidades en su edad productiva. Entonces, como  país estaríamos siendo menos prósperos en el tiempo. Del mismo modo, los grupos de 0-4 años y los mayores de 65, merecen atención inmediata por parte de las políticas de compensación social; tener un sistema de pensiones fortalecido. Y por el lado de los menores de 4 años, atender integralmente la desnutrición; entregando al siguiente grupo etario de 5 – 9  años; una niñez de edad escolar, en mejor estado de salud.

Mientras que por el lado de la pirámide  proyectada hacia el año 2050, si seguimos a cabalidad el cumplimientos de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles -ODS- podríamos llegar a tener una pirámide más achatada en su base y menos cónica (puntiaguda) en su cúspide; lo cual, estaría diciéndonos que pudimos haber transitado hacia un cambio demográfico en donde la tasa de mortalidad infantil se habría reducido mientras que la tasa global de fecundidad (número de hijos promedio por mujer) estaría muy cercana  al nivel de reemplazo (2.1 hijos por mujer como promedio) un valor de parámetro internacional.

Además, se puede apreciar en esta misma gráfica de población -año 2050- que el grupo etario mayor a 65 años se incrementa y que la mujer ocupa el mayor porcentaje de esta población adulta; esto indica que el índice de masculinidad disminuye -mayor número de mujeres que de hombres- seguramente debido a que el riesgo trabajo del hombre en su edad productiva es más alto que el de la mujer (en términos generales).

Finalmente, se ilustran tres tipos de gráficas poblacionales (Guatemala, Estados Unidos de América y Dinamarca). Ninguna es mejor que la otra, todas son estadios de evolución poblacional. La diferencia estriba en la integridad, transparencia e idoneidad de parte del Estado con que se apliquen los recursos presupuestales y de la buena orientación de las políticas públicas; tanto generales como las de compensación social. Se supone que la composición ideal de una población recae en la gráfica ´Casi Estacionaria´ es el caso de Dinamarca; pero para una economía más dinámica, la gráfica ´Constrictiva´ podría funcionar mejor tomando en cuenta que el grupo etario en edad productiva tiene más demanda  en el mercado. La pregunta para el caso de Guatemala, sería: ¿Cómo y en cuánto; las políticas de desarrollo integral, han afectado la composición poblacional guatemalteca? y determinar si realmente la transición demográfica ha ido acompañada de una mejora social. Fuente gráficas: diplomado en Desarrollo Social y Población (noviembre 2016 – junio 2017), Flacso – Mides.

Lea también:

Importancia de la reducción del subregistro de nacimientos y cultura registral (Parte I)

TEXTO PARA COLUMNISTA

.
.