Home > Columnas > La participación de probos, honestos y académicos para servirle al pueblo

La participación de probos, honestos y académicos para servirle al pueblo

///
Comments are Off
Columnista

Este es el momento que la patria necesita de ciudadanos que estén prestos a manifestarse como verdaderos hombres que demuestren con sus actitudes que han nacido para servir, porque la lección, es que el pueblo se volvió indiferente a las necesidades del pueblo, con la idea que los políticos que nos han gobernado eran los más eminentes dignatarios.

.

Estos pseudo-líderes que se ufanaron de ser carismáticos, pero después se blindaron de soberbia, corrupción, codicia y mentira para aprovecharse en forma abusiva de la democracia y la acreditación del pueblo mediante el voto para darle esa categoría que hoy pisotean sin piedad.

El engaño y la mentira son armas mortales para aniquilar el funcionamiento de la democracia  y el respeto a la ley, permitiendo el abuso, la bondad y credibilidad del pueblo que se equivoca en la elección de hombres y mujeres que ofrecieron  trabajar en beneficio del pueblo en sus arengas, discursos y retórica salpicada de traición y corrupción que se desata cuando se les enviste de autoridad, sin contar con la normativas, que señale la “revocatoria del mandato”, cuando se incumpla y/o sea incapaz de cumplir sus funciones. Aspectos como estos deben incorporarse para no permitir la burla a la buena voluntad de los electores, que creen aún en la democracia plena.

La población indignada y pisoteada, ha perdido la confianza de los tres poderes del estado, porque sabe que la elección de todos, ha sido una organización criminal que son comparsas para defenderse unos a los otros, siendo elegidos para orquestar la maldad, permitiendo terminar con la nación y el estado, apoderándose de las riquezas naturales y despedazar las leyes para gobernar aprovechándose de las necesidades del pueblo.

¿Quien se salva de esta hecatombe? En los tres poderes del estado está incrustado el prototipo del líder que no trabaja para el pueblo y por el pueblo. ¿Quién puede levantar la mano, ser salvo y ser elegido para dirigir los destinos de los pueblos, las regiones y las nación; si todos los estratos están corrompidos? Llámese USAC, iglesias, deporte, Organizaciones no gubernamentales, cooperación internacional, comunidades, ejército, partidos políticos, medios de comunicación, entidades centralizadas y no centralizadas, entonces la pregunta es ¿Cómo sacar del escaparate a los mas probos?

“Urge la revolución de la honestidad, transparencia, moral y ética de  dignatarios empuñando la espada de honor para dignificar a la patria”.

Es necesario tener un muestra significativa de una población de 16 millones de habitantes, hay más del centenar de guatemaltecos dignos para que sean invitados a participar en el “dialogo nacional” que están convocando, pero, como  evitar que sean los mismos comparsas diabólicos de siempre y convocar a académicos, analistas, comunicadores, sociedad civil y otros sectores honorables y probos. Se debe invitar a los más aptos a salir del escaparate y que se pongan a prueba para ver si no caen en pecado y se contaminan de la pobre podredumbre como lo escribió el inmortal Asturias.

Los que se integren al diálogo nacional tiene como principal tarea el cambio de la Ley  Electoral y de Partidos Políticos, que cada cuatro años nos someten a un juego democrático perverso que burla al pueblo en donde los “dignatarios” del Tribunal Supremo Electoral son comparsa de este juego al no aplicar lo establecido por la Ley con disciplina y carácter para atender los intereses de los poderosos y magnificar sus interés personales  para mantenerse con la mal usada inmunidad en esos cargos y gozar de salarios significativos.

Cuando invocamos el nombre del revolucionario de todos los tiempos, que enseña con las parábolas para hacer fácil entender su mensaje, que señala el camino para lograr el bien común y las demandas de los más necesitados, no se quiere entender, se ignora o simplemente se cae a ser testarudos.

¡Ahora es la oportunidad que  se haga la revolución de la honestidad, de la academia, transparencia, moral y ética de dignatarios y pueblo para empuñar la espada de honor para dignificar a la patria!

TEXTO PARA COLUMNISTA

.
.