Home > Actualidad > La actriz mexicana que sobrevivió al terremoto con la columna fracturada

La actriz mexicana que sobrevivió al terremoto con la columna fracturada

///
Comments are Off

Las heridas que sufrió durante 32 horas bajo los escombros no frenan la desbordante energía de Adela, una excéntrica actriz de 87 años que pide “maquillaje, cámaras y acción” para contar, desde el hospital, su reaparición tras el sismo en México.

“Estoy viva y a las vivas”, dice sonriente a la AFP Adela Peralta, conectada a numerosos aparatos con los que se tratan sus dos fracturas en la columna y heridas en el esófago.

Antes de relatar su aparición entre las ruinas cuando los rescatistas ya la daban por muerta, la abuela pide que le pinten los labios y la adornen con un glamuroso sombrero y pañuelo estampado.

“Luces, cámaras, ¡acción!”, clama con humor esta polifacética mujer, antes de contestar, entusiasta, las preguntas.

A lo largo de su fructífera vida, Adela ha sido vedete, humorista, maga, madre de tres hijos y hasta campeona mundial de pesca y feminista comprometida. En México es la payasita más veterana gracias a Tiki Tiki, el personaje de nariz roja con el que hace reír a los niños.

Ahora, después de su maratónica resistencia bajo los escombros tras el sismo de 7,1 grados que sacudió a México el 19 de septiembre, Adela detenta un nuevo título: “soy un milagro de Dios”, asegura.

El edificio donde vivía en el extremo sur de Ciudad de México resultó intacto tras el devastador sismo de 8,1 grados en 1985, que dejó más de 10.000 muertos en el país.

Pero el temblor de la semana pasada -que hasta ahora deja más de 330 muertos- lo redujo a escombros, dejando su departamento de planta baja enterrado bajo una montaña de polvo.

Salir con vida de ahí representó una carrera de resistencia contra el tiempo, el escepticismo y el dolor.

“¡BIBIDI BABIDI BU!”

“Cuando empezó a temblar, enfrente de mí tenía un espejo del tamaño de toda la pared y se desprendió una piedrota como de metro y medio y la puerta de la cocina tapó la entrada del departamento. Se apagó la luz y yo quedé recargada en una posición muy incómoda, nunca logré sentarme bien durante las 32 horas”, relata Adela con gran lucidez.

Durante la interminable espera, tuvo alucinaciones con cachorros y niños jugando. También se preocupaba por su familia.

“Pensaba en mis hijos, los tres, y pensaba yo, ¿vivirán? Oraba y oraba”, asegura.

Varias personas fueron rescatadas del edificio de Adela. Al principio salían con vida, pero a medida que iba transcurriendo el tiempo solo salían cadáveres, entre ellos el de una abuela abrazada a su nieta, cuenta Sara Peralta, hija de Adela.

Para soportar la angustiante espera frente a las ruinas, Sara tomó la varita mágica de su mamá esperando que apareciera.

“¡Bibidi babidi bu!, que Tiki Tiki aparezca aquí”, decía apuntando la varita hacia los escombros.

“Creían que me había dado un ataque de histeria”, confiesa Sara riéndose.

Treinta horas después del sismo, los rescatistas ya no registraban señales de vida y solo esperaban encontrar el cadáver de Adela, la última persona que quedaba bajo los escombros.

La misión de recuperar el cuerpo parecía tan imposible, que muchos sugirieron retirar a los rescatistas e intervenir con maquinaria pesada para remover rápidamente las ruinas.

“Yo me puse como una perra” para evitar que eso sucediera, reconoce Sara.

UN APLAUSO “ESPECIAL”

Repentinamente, entre la oscuridad, Adela escuchó una voz que le dijo: “Señora, no se vaya de aquí, la vamos a sacar”.

“Y yo me dije, ¿adónde me podría ir, si no me puedo ni parar?”, relata Adela bromeando.

Afuera, el silencio expectante que rodeaba la escena fue roto por un grito.

“¡Está viva, está viva!”, decían eufóricos los socorristas, al ver la cabeza blanca salir por un estrecho orificio entre rocas y retorcidas varillas de metal. Un estremecedor coro de ovaciones y aplausos respondió.

El hallazgo de la abuela quedó inmortalizado en un video filmado el 20 de septiembre por uno de los bomberos que participó del rescate.

“El aplauso rotundo y de alegría se sintió de toda la gente al saber que yo estaba viva”, recuerda Adela, quien adora estar frente a las cámaras y está acostumbrada a los aplausos.

Pero ese aplauso fue “totalmente especial, fue un aplauso divino, totalmente maravilloso para mi corazón”, reconoce con la voz quebrada.

¿Los planes de Adela al salir del hospital?

“¡Vivir, vivir, vivir!”.

Con información y foto de: AFP

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com