Home > Columnas > El juego que todos jugamos

El juego que todos jugamos

///
Comments are Off
editorial

Es lamentable la forma burda y mezquina como ayer, los diputados al Congreso de la República, de manera sorpresiva se recetaron una ley que, al momento de escribir este editorial, aún no queda clara, pues no somos juristas sino periodistas, para poder analizar detenida y objetivamente los alcances e implicaciones que este nuevo decreto legislativo implica.

.

Lo curioso del caso es que este decreto que algunos llaman “de impunidad”, fue promovido y firmado por los partidos políticos implicados en la persecución del delito de financiación electoral ilícita, y más curioso aún que diputados que razonaron su voto en la Comisión Pesquisidora para levantar la inmunidad del presidente de la República, hayan avalado este nuevo acuerdo.

Pareciera ser que estamos imbuidos en un juego que todos jugamos, prestándose a la agenda de los titiriteros nacionales o extranjeros que únicamente ven sus intereses, pues en política únicamente eso priva y la agenda externa únicamente ve sus propios intereses, sin importar las implicaciones y consecuencias que esto traiga a la población guatemalteca, que cada día sufre las consecuencias de los desmanes y desmadres que los politicastros hacen a su conveniencia.

Hasta cuando los guatemaltecos permitiremos que nos usen a su sabor y antojo, quienes tienen intereses económicos en nuestro territorio, sea esto por los recursos naturales o la ubicación geográfica privilegiada que poseemos, al encontrarnos en el camino del narcotráfico internacional y ser el escudo natural para muchas personas que buscan alcanzar el sueño americano, en su paso hacia la gran nación del norte.

En los últimos días, hemos sido testigos de una polarización generada por intereses personales, gremiales y, como parte del juego de la geopolítica y geoeconomía internacional, sin darnos cuenta, nos han goleado nuevamente los intereses mezquinos que trabajan estratégicamente y que buscan el desarrollo de su agenda promoviendo la desestabilización e implantación de las condiciones para alcanzar sus fines y objetivos, en los cuales, la población que habita este bello país, es lo que menos importa e interesa.

Quien esté libre de pecado que lance la primera piedra, es un pasaje bíblico para realizar una analogía de las actuales circunstancias, pues mientras nos atacamos y contraatacamos entre hermanos, hemos dado lugar a la generación de condiciones para la destrucción de la hermandad, solidaridad y la búsqueda entre los guatemaltecos de un desarrollo para todos. Lamentablemente estamos de nuevo actuando como la olla de cangrejos, en la cual no existen paladines o adelantados sino enemigos y, no permitimos que renazca el trabajo conjunto que urgentemente necesitamos.

Siglo.21 hace un llamado a los habitantes de esta bella nación, para que nos unamos y enfrentemos juntos toda injusticia y desmán desarrollado por los malos guatemaltecos y no permitamos que nuestra patria siga siendo vilipendiada y atacada por agendas extranjeras, seamos capaces de buscar y construir nuestra propia agenda, en la cual todos sumemos y contemos para la búsqueda y construcción del bien común, es tiempo de poner un HASTA AQUÍ a los politicastros que únicamente se representan a sí mismos.

No permitamos que se destruya el estado de derecho, luchemos por mantenerlo y generar las condiciones que permitan la certeza jurídica, la atracción de inversiones para la generación de empleo y el mejoramiento de la educación, los servicios de salud, el mejoramiento de la infraestructura productiva, sin la afectación de los diezmos que tanto daño nos han hecho y que han sido implantados por malos guatemaltecos, sean estos políticos o empresarios.

Por una nación libre, justa y solidaria.

.
.