Home > Columnas > La pobreza no perdona

La pobreza no perdona

///
Comments are Off
editorial

La pobreza es el problema económico, político, social y ético más grave que enfrenta Guatemala en este momento, debido a que el 54% de la población es afectada por este flagelo y lo más preocupante, es que el 22.57% vive en condiciones de extrema pobreza, es decir, que no tienen ingresos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas.

Desde hace varios días, los titulares de los medios de comunicación en Guatemala, han divulgado la comidilla diaria, con respecto al pulso que se desarrolla entre el presidente de la República y el colombiano Iván Velásquez y todos sus secuaces y seguidores. Mientras esta discusión y lucha se desarrolla, por ver quién tiene la razón o no, todos se olvidan que la pobreza en Guatemala sigue creciendo a un ritmo galopante.

Las carreteras siguen deteriorándose, la economía sigue su estancamiento y decadencia, la certeza jurídica está de cabeza y nadie apuesta un centavo por invertir en Guatemala. Hasta cuando los señores que se empeñan en defenestrar al presidente se cansarán y en vez de asumir una actitud contestataria y de crítica infundada, asumirán una actitud proactiva, no como la que asumieron sus representantes en el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, en el cual quedó evidenciada su incapacidad para resolver la crisis, pues no es lo mismo verla venir que venir con ella, y, fue muy oportuno renunciar ante los acontecimientos actuales y pretender ser el paladín de la salud sin haber hecho ni demostrado nada de lo que presumen.

Ayer nuevamente la fiscal general, se atrevió a dar declaraciones públicas, pidiendo al Congreso que declare con lugar el levantamiento del derecho de antejuicio del que goza el señor presidente de la República, la pregunta que se hace la gente en las calles es ¿cómo se atreve esta señora a pedir esto, cuando no ha sido capaz de desarrollar la investigación respectiva con el caso de Mayra Veliz? ¿Cómo se atreve a pedir eso, cuando ella misma ha obstaculizado la denuncia de lo mismo, en contra de ella? ¿A qué juega y a quién representa, aun sabiendo que su tiempo en el Ministerio Público, está a unos cuantos meses de terminar?

Mientras los buenos guatemaltecos no tomemos conciencia y asumamos el papel que nos corresponde jugar en el desarrollo de nuestro país, sin banderas políticas o ideológicas, sin presiones extranjeras, ni confiando en falsos profetas especializados en aprovecharse de casos con pruebas falsas, a su sabor y antojo y por fin pongamos en su lugar a todo aquel que pretenda su suelo manchar, no encontraremos el camino correcto en la vía del tan anhelado desarrollo y bien común.

Guatemala está cansada de ser utilizada por fariseos y filibusteros nacionales y extranjeros, que únicamente buscan su propio beneficio a costillas de 16 millones de habitantes, sumidos en la vil pobreza y utilizados para fines espurios. Sin importarles el hambre como máxima expresión de la pobreza que la mayoría de su población padece.

Señores políticos, es tiempo de dedicarse a trabajar por el bien del país y dejen de ser partícipes o participantes, del juego de tronos en el cual se han visto imbuidos, pues los caminantes blancos están al acecho y ustedes mismos serán victimas de su maldad y destrucción.

Por una nación libre, justa y solidaria.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com