Home > Editoriales > Del origen a la transformación del conflicto

Del origen a la transformación del conflicto

///
Comments are Off
editorial

La transformación de conflictos a diferencia de su resolución, pone el énfasis sobre la cuestión de cambio, no exclusivamente una solución puntual y pasajera de la situación, puesto que no se puede resolver un problema sin cambiar nada. Lo que busca la transformación es resolver el problema y cambiar lo que lo genera.

La terminología «resolución» parecía dar la impresión de que el conflicto era algo no deseable que debía ser eliminado o, al menos, reducido. Las críticas preguntaban si realmente podemos «resolver» un conflicto, o si su «resolución» es, en muchos casos, un objetivo deseable.

La transformación del conflicto está más relacionada con los procesos de pacificación y a que no solo interesa eliminar o controlar el conflicto sino describir, entender y cambiar las causas que lo generan. Las principales características de la transformación de conflictos podrían ser las siguientes:

Cambia las formas de comunicación. En momentos de alta tensión, la transformación y la mediación consisten en recuperar las posibilidades de comunicación entre las partes.

Cambia las percepciones de una o uno mismo, de las otras y los otros y de los temas que producen el conflicto. Ofrece una percepción más amplia y generosa de las personas, sus intenciones y la situación.

Ayuda en la descripción dialéctica del conflicto, resalta la naturaleza prescriptiva de la reconstrucción de las maneras de percibir los conflictos. Por tanto, la transformación del conflicto describe su dinámica y prescribe alternativas.

De esta manera, la transformación del conflicto busca el crecimiento moral desde dos dimensiones, la del empoderamiento y la del reconocimiento. Es decir, la dimensión de la recuperación de la propia valía, las propias capacidades, el propio poder en interacción con la recuperación del reconocimiento de la otra y del otro. Como alternativa a una visión individualista de los conflictos propone una visión del mundo relacional.

Este enfoque plantea tres niveles y una forma de trabajo. Los tres niveles de trabajo: La base, donde se encuentra la comunidad. El centro, líderes destacados, pero de talla mediana. La cima, líderes y jefes políticos.

Tomando como punto de partida una visión interdependiente, se trata de actuar horizontalmente (en cada nivel) y también verticalmente (relacionando los tres niveles). Así se logra la integración horizontal y vertical. Se propicia así la prevención y el cambio social.

Si en Guatemala, continuamos con el crecimiento del conflicto, acaecido en las últimas semanas, no lograremos detener la caída y el estancamiento que está sufriendo nuestra economía. Necesitamos establecer las bases de entendimiento para alcanzar una transformación del conflicto y buscar una negociación, en la cual TODOS LOS GUATEMALTECOS, SEAMOS GANADORES. Esto únicamente se logra si nuestras autoridades de gobierno establecen los mecanismos necesarios para lograr y alcanzar el cumplimiento de nuestra Constitución Política de la República, que manda como principal objetivo el BIEN COMÚN.

Debemos tener claridad en cuanto a que no son las autodenominadas organizaciones de la sociedad civil, ni una institución de las Naciones Unidas, las que generarán el desarrollo de nuestra nación, si esto fuera cierto, no tendríamos los niveles de pobreza que actualmente poseemos ni el deterioro económico galopante que enfrenta nuestro país. Es solamente apuntalando las fuerzas productivas que lograremos alcanzar la generación de empleo y el desarrollo que necesitamos, para lograr finalmente el bien común para todos y cada uno de los que habitamos este bello país.

Por una nación libre, justa y solidaria.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com