Home > Columnas > ¿Cómo van a recrear las escuelas normales formadoras de maestros?

¿Cómo van a recrear las escuelas normales formadoras de maestros?

///
Comments are Off
Columnista

En varias oportunidades se ha cuestionado el proceder del MINEDUC  en la administración de los últimos gobiernos obscurantistas que han tomado decisiones nada visionarias para salir del subdesarrollo en el marco de sus estructura donde la mirada estaba con la preocupación cómo sacar provecho de la pobreza de los guatemaltecos, en donde no midió las consecuencias en la formación de las nuevas generaciones endosando la responsabilidad al nivel superior lavándose las manos en la formación de maestros con excelencia que según las leyes vigentes es responsabilidad del ente rector de la educación escolarizada.

A finales del presente ciclo se estará graduado la primer corte de maestros de educación primaria egresados de  una formación del nivel medio con el título de Bachilleres en educación y tres años de formación en la Universidad de San Carlos de Guatemala, en la cual garantizaban al pueblo de Guatemala que la formación de maestros debería hacerse siguiendo estos lineamientos que la “Reforma Educativa” indicaba apoyados por varias instituciones incluyendo la cooperación internacional.

Por lo anteriormente expuesto,  vale hacer las siguientes acotaciones:

Hacer un examen diagnóstico estandarizado que permita conocer la calidad de maestros que egresaran en esta modalidad, tomando en cuenta aspectos de cultura general pero específicamente conocer el nivel de vocación y formación pedagógica.

Seleccionar a los mejores estudiantes según su promedio de rendimientos en el proceso de su formación y darles la oportunidades de ser nombrados maestros para evaluar su rendimiento y entrega laboral de calidad docente, para ser confirmado en sus plazas y hacer un análisis comparativo con el trabajo de los maestros egresados en el sistema tradicional, para obtener indicadores que permitan encontrar diferencias significativas en la formación de ambos modelos y asegurarnos que la reforma fue pertinente.

 Administrar con excelencia un proceso de selección de personal, para optar un espacio laboral de docencia dentro del sistema y hacer un cuadro comparativo con los maestros que se graduaron en las llamadas “Escuelas Normales Tradicionales” para verificar si hay diferencias significativas en la preparación de docentes y tener la certeza de que la tesis de aumentar tres años en la educación superior fue la mejor decisión y contar con un proceso de evaluación formativa para hacer perfectible el sistema y no permitir la obsolescencia del modelo y vuelta hacer otro intento de reforma educativa.

“Se termina el tiempo para obedecer el mandato de la Corte  de Constitucionalidad para reabrir las Escuelas Normales”.

Es el momento de conocer la forma en que se utilizará el recurso humano formado en las universidades para justificar si el modelo del maestro egresado según esta “Reforma Educativa” supera las expectativas que se plantearon.

El MINEDUC debe cumplir con el mandato de la Corte de Constitucionalidad que ordenó se restableciera la carrera de magisterio en las normales del país, lo cual se debe hacer de manera técnica y científica con participación de expertos y conocedores del tema, padres de familia, empleadores y estudiantes para socializar estrategias benignas a la educación y no crear escenarios que provoquen inconformidad y se repitan nuevamente eventos de protesta que se tornaron violentos como los que vivió la comunidad educativa en la imposición de una decisión que ahora se debe dar marcha atrás, al no considerar elementos básicos de derecho que la normativa nacional establece y la incertidumbre del éxito deseado. Ojalá, no se vuelvan a tomar acciones sin considerar procedimientos participativos, democráticos y socializados con los sujetos intervinientes y se logre avanzar con decisiones firmes, sin dar marcha atrás y evitar jugar ensayo error. No podemos equivocarnos una vez más. Se debe garantizar procedimientos ajustados a la realidad nacional y a las exigencias académicas, con parámetros que garanticen  la preparación del recurso humano que debe servir con eficiencia para garantizar el desarrollo socio económico y la convivencia de paz de Guatemala.

TEXTO PARA COLUMNISTA

.
.