Home > Columnas > La importancia de los estudiantes en el futuro del país

La importancia de los estudiantes en el futuro del país

Columnista
La elección llevada a cabo el sábado, domingo y lunes recién pasado para la Secretaría General de la Asociación de Estudiantes Universitarios de la Universidad San Carlos de Guatemala significa un paso firme para el futuro de Guatemala. Tuvieron que pasar 17 años para que los estudiantes pudieran elegir a sus autoridades estudiantiles.
Luego de los eventos en la Plaza de la Constitución en el año 2015 se pudo observar el papel fundamental que tienen los estudiantes universitarios en la auditoría social y la capacidad de presentar propuestas constructivas para el país. Los movimientos del 2015 también dieron lugar a que los estudiantes de todas las universidades (pública y privadas) se organizaran y se gestaran nuevas relaciones interuniversitarias.
Resulta de suma importancia que la participación de los estudiantes universitarios en las decisiones de país. Para lo cual que se llevaran a cabo elecciones en la Asociación de Estudiantes Universitarios es vital. Las nuevas autoridades de la AEU tendrán la oportunidad de auditar lo realizado el gobierno transitorio de 17 años; retomar la participación activa que ésta ha tenido a lo largo de su existencia; y ser el fiscalizador número uno de las decisiones que se toman en el Consejo Superior Universitario.
El ejemplo que se brinda a la sociedad guatemalteca, con el retomar de la batuta de los estudiantes de la USAC de la asociación que les pertenece, es que se pueden retomar los espacios que le pertenecen a los guatemaltecos. Que este ejemplo venga de los estudiantes merece aún mayor valor puesto que demuestra que es responsabilidad de todo ciudadano involucrarse, de participar, de comprometerse con la realidad nacional.
La importancia de que los estudiantes participen y se involucren en política estudiantil es que permite tener un acercamiento con la responsabilidad de toma de decisiones, de fiscalización, creación de estándares morales y ser críticos del entorno que les rodea. A partir del año 2015 se levantó una crítica generalizada sobre la forma de hacer política en el país. Es hora de demostrar que es posible cambiar ese paradigma.
En un país donde la mayoría de la población es menor a los 30 años, el futuro del país descansa en ellos, la juventud. Mientras que los estudiantes universitarios, que forman parte de un reducido porcentaje de los guatemaltecos, tienen la responsabilidad de prepararse para la construcción de la Guatemala que añoramos.
.
.