Home > Columnas > Daños colaterales

Daños colaterales

COLUMNISTA

¡Hoy si, la caca le dio al ventilador y salieron embarrados Raimundo y medio mundo!

.

Escribo estas líneas recién terminada la conferencia de prensa de Cicig/MP en donde fueron anunciados antejuicios contra los Secretarios Generales del ex Lider y de UNE.  Al pobre de Villate no habrá quien lo salve; Orlando Blanco puede ser sacrificado por el verdadero poder en la UNE, Sandra Torres, y quedar indemne para intentar una tercera vez la Presidencia.  El hecho es que -finalmente- la Cicig se ve obligada a señalar a sus mejores aliados en el Congreso.  Falta ver si como en los procesos contra ex guerrilleros causantes de masacres resulta que un tenientito solitario fue el único autor intelectual y material, y allí queda la cosa.  Nada de cadena de mando ni cosa que se le parezca.  A ver si resulta que Orlando Blanco obró solo -obrar es sinónimo de hacer caca- y allí queda la cosa.  Beneficio de la duda para Cicig.  Eso sí, no vaya usted a creer, querido lector, que fue pura casualidad que precisamente hoy se acusa finalmente a alguien de UNE.  Recuerde que el término “persecución penal estratégica” lo introdujeron al imaginario jurídico chapín los de la Cicig.  ¡Esos no dan puntada sin hilo!

En la conferencia, la Fiscal General dijo que la acusación contra FCN-Nación, partido del cual fue Secretario General el actual Presidente, está pendiente y que la presentarán cuando estén listos.  De pronto, pareciera que Guatemala se ubica en el paralelo 38N y las armas de uno y otro lado están listas para ser disparadas.  El Presidente, atribulado por todos lados, parece dispuesto a soltar la bomba nuclear y descabezar a la Cicig; ésta, por su lado, mostró su MOAB (Mother of all bombs) y está lista para soltar antejuicio contra el Presidente.

Mañana el Presidente se reúne con el Secretario General Guterres y entonces veremos que sucede.  Lamentablemente, estoy seguro que está fresca en la mente del Presidente la imagen de cuando Otto Pérez renovó el mandato de Cicig con el brazo doblado, esperando que eso le consiguiera algún tipo de benevolencia hacia él y su pareja presidencial.  Toda Guatemala sabe cómo terminó ese asunto.  Una fiera arrinconada es más peligrosa y está dispuesta a hacer lo que sea.  Recuerdo el caso del magistrado de la Corte Suprema de Justicia, César Barrientos que, viendo cómo su hijo era procesado penalmente por pertenecer a una red de trata de menores, decidió pegarse un tiro en la cabeza.  ¡Dios nos libre de estar bajo presiones que no podemos soportar!

De regreso a la reunión entre el Presidente y el Secretario Guterres en donde se supone que se pedirá la cabeza de Velásquez, opino que removerlo de la Cicig sería una victoria pírrica; tendría un alto costo y lograría poco, pues cual mítica Hydra, al “cortar” una cabeza saldrá otra en su lugar.  Los abusos de los que han sido señalados la Cicig y el MP debieran ser investigados y de encontrarse elementos, ser procesados los responsables.  Sin embargo, esto no es posible en el caso del Comisionado por su inmunidad que impide investigación alguna; ni el Secretario Guterres puede pedirle cuentas.  ¡Ojo que una inmunidad de ese calibre también puede ser impunidad!

Así las cosas, tenemos el alma en vilo esperando a ver si todo el alboroto fue por nada o si el Presidente y Cicig deciden cruzar el paralelo 38N y lanzarse a la guerra.  Como recordaremos todos lo que vivimos el “conflicto armado interno”, en las guerras siempre hay daños colaterales.  ¡Dios nos coja confesados!

.
.