Home > Columnas > ¡Atrévase, presidente Morales!

¡Atrévase, presidente Morales!

NUEVO

Definitivamente, la deslucida conferencia de prensa que brindaron ayer Iván Velásquez y Thelma Aldana arrojó un resultado negativo para ambos.

.

La opinión pública sigue demandando acciones concretas contra funcionarios corruptos del gobierno de Álvaro Colom que jamás llegan, a pesar que existen las pruebas suficientes para iniciar procesos penales. El sacrificio de Orlando Blanco es insignificante, y podría quedar en la impunidad, como en el caso de las plazas fantasma contra Mario Taracena.

Ayer, el colombiano y Aldana tendieron una rama de olivo al presidente Jimmy Morales, ante la amenaza que para ellos representa que el mandatario solicite hoy la destitución de Iván Velásquez ante Miguel Guterrez, Secretario General de la ONU.

Si Jimmy Morales llega a morder el anzuelo, quedaría sujeto al chantaje de Iván Velásquez, principalmente con la espada de Damocles de una injustificada sentencia condenatoria contra su hijo y su hermano.

Las distintas encuestas que varios medios de comunicación han realizado por medio de las redes sociales, demuestran en su mayoría un cansancio de la población con respecto al accionar arbitrario de la Cicig, principalmente durante la gestión del colombiano Iván Velásquez.

De concretarse la destitución del actual comisionado del organismo internacional, de inmediato deberá darse también la renuncia de la Fiscal General Thelma Aldana, quien aseguró que dejaría el cargo en caso de que se removiera al colombiano.

Lo anterior dejaría en manos del presidente Morales la elección del nuevo Fiscal General, que deberá elegir, según manda la ley, entre los cinco abogados que integraron el grupo de seis candidatos escogidos por el Congreso hace tres años, cuando Thelma Aldana resultó electa por Otto Pérez Molina, siendo ellos: María Consuelo Porras, Eunice Mendizabal, Edgar Lemus, Ronny López y Julio Rivera Clavería.

En caso de que Thelma Aldana quede en la llanura de forma prematura, seguramente tendría que enfrentar casos penales muy serios, principalmente debido al encubrimiento que ha brindado a su segunda de a bordo, Mayra Véliz, y a los señalamientos directos que en su contra hizo el colaborador estrella de la Cicig, Juan Carlos Monzón. Mientras tanto, desde algún distante país Iván Velásquez se enteraría, cómodamente cobijado por su inmunidad diplomática, del destino de quien le sirvió fielmente durante su muy rentable paso por Guatemala.

Todo lo anterior, en caso de que Jimmy Morales esté dispuesto a asumir el enorme reto que implica liderar la lucha contra la corrupción desde el poder Ejecutivo.

Si los brasileños, argentinos y peruanos han logrado combatir con éxito la corrupción en los más altos niveles de la administración pública, sin la intromisión de extranjeros que violen su soberanía, ¿por qué nosotros no podríamos hacerlo?

¡Atrévase, presidente Morales!

.
.