Home > Columnas > Ver pero todo

Ver pero todo

COLUMNISTA

En la actualidad, es común ver, percibir y conocer los hechos de la cotidianidad de manera aislada y fragmentada. Nos gusta ver pedacitos de la realidad que en muchos casos limita la comprensión de su origen, su funcionamiento y cuáles sus múltiples efectos. Para un problema insertado en una realidad múltiple, cuál debería ser la solución que desde distintas dimensiones puede llevarse a la práctica. La  forma simple de ver la realidad cotidiana hace que se cuente con acciones dispersas y en muchos casos poco o nada complementarios a pesar de que se trata de la misma persona o comunidad bajo estudio.

.

En la mayoría de veces, las actividades institucionales y de organizaciones especializadas desean apoyar a las personas que viven en pobreza, pero cada institución identifica y comprende la pobreza desde su especialidad y cada una asume soluciones diversas que olvidan a la persona y la multiplicidad de condiciones en que vive diariamente. Esto hace que puede haber muchas acciones apuntando a distintas direcciones pero las condiciones motivo de transformación continúan. La captación de hechos de manera fragmentada generalmente dispersa los esfuerzos y desconecta las respuestas de la realidad.  Tener presente que un problema de la cotidianidad necesita de una solución que capte el hecho de manera integrada y la respuesta debe ser también integrada porque se acerca más.

Contamos con expertos en distintos temas y sus aportes están a la vista.  Se aprecian avances y se lamenta estancamiento y continuidad de conflictos. Será de buscar los principios y las estrategias de manera integrada, estudiarlos, comprenderlos y observarlos para que de la misma manera se organicen alternativas de solución.

Hablamos de todo entre todos, pero a veces nos olvidamos de la persona.  En ocasiones encontramos información y datos de distintas especialidades, unos agradables y otros se refieren a detalles que deberían de cambiar para mejorar las condiciones de vida de las personas.  Será de ver a la persona también de manera íntegra porque sus necesidades son de distinta naturaleza pero funcionan interconectados.

Los grupos de personas organizadas hablan de todo o de temas en particular pero pocas veces acerca del amor y del afecto que deben estar presentes en las discusiones para tejer una serie de relaciones y otra forma de ver y apreciar a las personas para que vivan en armonía, justicia y democracia.  En política se debe hablar de amor, de sí mismo y de los demás en vez de invasión, poder absoluto y guerras; en economía se debe conversar acerca de comida para todos en vez de acumular riqueza y en las ciencias en general habrá que ceder espacio para la subjetividad del ser humano y conseguir así su bienestar total.

Ver todo integrado para comprender los hechos de la cotidianidad de manera plena, así como se dan en la realidad, distinguir cómo se entrecruzan hilos de economía, de salud, de historia, de política, de religión, de derechos y obligaciones.  Ver todo, la persona, las personas, las culturas, los pueblos y la naturaleza. Hagamos uso de todos los conocimientos con que se cuenta y tratemos de aplicarlos a la identificación y solución de nuestros problemas.

.
.