Home > Columnas > La esclavitud en Guatemala
NUEVO

Nuevamente se quiere engañar a los guatemaltecos, por quien nos gobierna, diciendo que existen avances relacionados al tema de esclavitud. La esclavitud, como institución jurídica, es una situación por la cual una persona (el esclavo) es propiedad de otra (el amo). Parece que su origen histórico proviene de la práctica de aprovechar como mano de obra a los cautivos. También fue la suerte de algunos pueblos conquistados. Otra vía para llegar a la condición de esclavo era la esclavitud por deudas​ o apremio individual. Con la transición del esclavismo al feudalismo, a partir de la crisis del siglo III, la mayor parte de la fuerza de trabajo ya no era esclava. No obstante, la esclavitud no desapareció, y se mantuvo como una condición social más o menos marginal, según las zonas, durante toda la Edad Media y toda la Edad Moderna.  El Día Internacional del Recuerdo de la Trata de Esclavos y de su Abolición se celebra el 23 de agosto, mientras que el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud se celebra el 2 de diciembre. No obstante la esclavitud sigue existiendo arraigada culturalmente en determinados países  y ha reaparecido en otros bajo ciertas condiciones excepcionales, como es el caso de la mano de obra infantil  o determinados tipos de prostitución.

Yo le pregunto a mis lectores: ¿Conocen horarios, carga de trabajo, salario, alimentación, descansos, condiciones de los que trabajan en maquiladoras? Los que, si saben de lo que tratamos, dirán que son empresas que al trabajador lo tienen esclavos, por necesidad de trabajo y economía.

Por otro lado, basta con recorrer las orillas del mercado El Guarda, primera calle y primera avenida zona 11, donde pasan padres de familia y pequeños hijos a comprar verduras o comestible, ven cuartos y cantinas con fachada de buenos negocios y mujeres de diferentes edades y raza, ofreciendo en las banquetas sus servicios de sexo, mostrando lo que tienen, sin tomar en cuenta que también pasan niños a sus respectivos colegios. Puede recorrerse avenidas y calles de la capital, de seis de la tarde en adelante por la noche, donde se exhiben sin pudor y con su ente vigilante, ofreciendo sus servicios de sexo sin contar con la ficha de salud del Ministerio de Salud, que den garantía de no contaminarse de enfermedades venéreas. Así podemos señalar otras zonas de la capital, donde transitan más esclavas de sexoservidoras.

También se ven a niños menores de edad, trabajando hábilmente, en coheterías o partiendo piedras para piedrín, con salarios simbólicos no dándole importancia a su formación escolar, para el futuro.

Así podemos mencionar otras clases de esclavitud, que nuestro gobernante y su equipo de trabajo, no se ha propuesto corregir. ¡Al pueblo no se le engaña!

.
.

Leave a Reply