El Siglo

La universidad necesaria

Muy temprano, me llegó una gran noticia, el destacado académico Olmedo España escribió, como ya es habitual en él un nuevo libro. Pero, como siempre, no se trata simplemente de un libro, es un estudio que pretende desmitificar el concepto de universidad en Guatemala, y devolver a la carolingia su esplendor como conciencia lúcida de la patria.

Universidad y aprendizaje es una motivadora reflexión sobre el futuro de la universidad en Guatemala. El autor nos provoca una revisión crítica sobre el pasado y lo que fue la universidad durante las últimas etapas de la historia nacional, y además nos genera una visión controversial de su situación actual, con el fin de encadenar las funciones de la universidad con las tareas de una Guatemala en reconstrucción de la nacionalidad.

El llamado a repensar la universidad y sus tareas académicas, sociales y estratégicas es esencial para no continuar viviendo en las fronteras entre la vida y la muerte. Guatemala tiene que dar un paso adelante y generar nuevos sueños y alternativas al desarrollo. Se necesita no solo vivir en paz y tranquilidad, se necesita mejorar la educación, la salud y la protección del ambiente natural. Queremos un país para vivir en bienestar para todos.

No en vano el libro se llama Universidad y aprendizaje. Es un reto para reflexionar sobre las nuevas funciones del ente de educación superior, que pretende abordar sin prejuicios el cambio generado por las nuevas tecnologías y realidades socio-económicas de las formas, los métodos y los paradigmas del aprendizaje. Parafraseando a Douglas Adams, Guatemala se ha perdido varias veces en el tiempo, y el tiempo es el peor lugar para perderse. ¿Estaremos a tiempo de recuperar las esperanzas del pueblo guatemalteco para reconstruir el desarrollo y la unidad nacional, que son en esencia los elementos básicos para la convivencia pacífica y el bienestar humano?

La reflexión de nuestro autor es un reto para todos los analistas del entorno nacional. Llega en el momento en que se alzan por el mundo muchas voces a favor y en contra de la universidad financiada por el gobierno. Incluso el avance tecnológico fomenta el aprendizaje en línea, haciendo innecesario el papel de un profesor. El que enseña estadística se encontrará que las clases en línea son mejores que su mejor esfuerzo. Que ya los servicios de derecho, en Estados Unidos los puede proveer en forma más exacta y puntual IBM-Watson, que cualquier abogado. Las operaciones quirúrgicas las realizan en forma más precisa las computadoras con láser, que cualquier médico humano.

El reto al final es analizar el papel y funciones de la universidad nacional. Hay que repensar la misión de la Universidad y el significado de su esencia.

No todo en el libro es miel sobre hojuelas. Hay muchos temas que son controversiales y merecen discusión sin ambages. Este es un mérito de la propuesta de Olmedo España. El estudio quiere dar una visión histórica de la universidad en Guatemala y su papel en la transformación de la sociedad. Ojalá que esta vez la universidad no se equivoque.

.
.