Home > Columnas > Guatemala al rescate
NUEVO

El drama que viven los retornados de los EEUU de vuelta a nuestro país, es un tema que debe de interesarnos a todos, cuando uno tiene la oportunidad de hablar con algunos de ellos en los pueblos se da cuenta no sólo de lo que les toca que pasar a  aquellos que tienen la suerte de regresar, ya que  otros mueren en el camino y otros  terminan en manos del crimen organizado; caso distinto son aquellos que ya están instalados desde hace muchos años en los EEUU, ya tienen su  familia y aun así son deportados a sus lugares de origen por no tener su residencia; otro caso son los menores sin acompañamiento de los que hay muchísimos casos verdaderamente trágicos, y por último la amenaza del señor Trump, Presidente de los EEUU, de enviarnos de vuelta a los mareros, que aunque sean ciudadanos americanos, es casi seguro nos lo mandará.

.

Los migrantes que tienen la suerte de regresar, cuentan que los agarran al otro lado de la frontera de México o en algunas ocasiones en territorio mexicano, y que después de haber pasado por muchos peligros, no llegan a su destino final, en otras ocasiones son capturados por autoridades norteamericanas, tratados como delincuentes y deportados, al regresar al país no solo no encuentran trabajo, sino que tienen que pagar una deuda fuerte  en dólares a los coyotes por haberlos llevado por primera vez, algunos de ellos me manifestaron que volverían a intentarlo  ante la falta de trabajo y oportunidades en nuestro país, aun a costa de perder su vida; después están aquellos que nunca arreglaron sus papeles en los EEUU y que son detenidos  en las famosas redadas y  deportados aunque no tengan antecedentes de ningún tipo y tengan una familia y un trabajo, a las autoridades norteamericanas  no les  importa,  se vienen de regreso y aquí se sienten no solo extraños, sino igual que todos, sin oportunidades de trabajar y sin su familia, y posiblemente lo más doloroso los menores sin acompañamiento de 0 a 17 años, quienes a su ingreso a Guatemala son recibidos en el centro de recepción quedando bajo la protección de PGN quienes son los responsables de entregarlos a los padres y este es el primer problema, cuando no se encuentra ni a la madre ni a el padre y no tienen ningún otro  familiar que se haga responsable de estos menores quedando de esta manera  bajo la tutela del Estado y que futuro les espera en esas condiciones? y como corolario de estas tragedias humanas, la amenaza que se cierne sobre nuestro  país cuando el Presidente de los Estados Unidos, el señor Trump declara que iniciará una guerra en contra de las maras y que estos serán deportados  a sus países de origen; de eso ya tuvimos una amarga experiencia, cuando a finales de los años 80, principios de los 90 se inició, por parte de las autoridades norteamericanas, la deportación de miembros de las maras 18 y salvatrucha, sin importar si estos eran residentes o ciudadanos norteamericanos y sin hacernos saber el tipo de delitos que estos habían cometido en su país, y como resultado, estos  criminales con el conocimiento para delinquir en el primer mundo, se instalaron en nuestro país y en menos de 8 años ya teníamos organizados en la capital y zonas aledañas tanto a la mara 18 como a la salvatrucha.

Hoy, se nos está haciendo saber por declaraciones del señor Trump la inminente deportación de los mareros,  el problema radica en que el país no está preparado para absorber un mayor número de criminales ya que no contamos ni con la infraestructura carcelaria necesaria ni con ningún programa que permita rehabilitarlos o reinsertarlos en la sociedad.

Aunado a esto, cuando es deportado un criminal con algún record delictivo, que forma parte de una pandilla o que ya cumplió una condena en los EEUU,  el caso se complica en Guatemala ya que esta persona, según nuestra legislación, es un ciudadano más que aquí no ha cometido ningún hecho delictivo y por lo tanto no puede ser detenido, lo único que en todo caso podríamos hacer es armar un perfil de éstos y llevar un registro que nos permita saber que esta persona forma parte de una estructura criminal, si se nos es proporcionada la información por las autoridades norteamericanas.

Por lo que es importante que en Guatemala, sobre la base de las declaraciones del Señor Trump, las agencias de seguridad y de justicia del país mantengan un monitoreo y  contacto directo con las autoridades norteamericanas para poder entender a qué tipo de deportación criminal y su peligrosidad nos estamos enfrentando, paralelamente se debe implementar la  infraestructura carcelaria que nos permita recluir, clasificar y aislar a aquellos deportados criminales que hubiesen  cometido previamente delito en Guatemala,  además fortalecer al grupo DIPANDA, encargado de la investigación y el combate a las maras en la PNC, dotándoles de un inmueble para su sede acorde a sus necesidades, un mejor presupuesto que les permita poder comprar el equipo necesario para un mejor desempeño, vehículos para poder movilizarse a nivel nacional ya que las maras se han expandido a todo el país.

De no tomarse estas medidas mínimas y si se llevan a cabo las deportaciones anunciadas, las posibilidades de un incremento a la violencia y la criminalidad son sumamente altas.

GUATEMALA NECESITA DE SUS MEJORES HOMBRES Y MUJERES  PARA RESCATARLA.

Guatemala al rescate

.
.

Leave a Reply