Home > Columnas > La vida depende de todos
COLUMNISTA

Al observar los hechos que suceden  en la campiña guatemalteca, hay  posibilidades de identificar y comprender la vinculación invisible que hay entre todos los seres vivos que de manera natural sostienen la vida que corresponde a cada uno.  Todos necesitan de todos al afirmar “no hacerle daño a nada y a nadie”. Esta interdependencia hace que se asocien naturalmente muchos seres vivos según sus características y habilidades de adaptación al medio dependiendo de quién sea el vecino. Nadie puede vivir de manera aislada pues se necesita de la presencia de otros.

Podemos ver que al pie de una clase de árboles, por ejemplo robles, viven a gusto determinados insectos que comen las hojas de dichos árboles o de las plantas que crecen allí. Sin la vida del roble y la alteración de las condiciones que genera entonces ya no pueden vivir tales insectos. Este vínculo es condición indispensable para la vida de los insectos y de las plantas que allí crecen. Es la vida de algunos que recibe apoyo de la presencia de otros.

En las orillas de los ríos crecen ciertas plantas, viven algunos pájaros, permanecen diversidad de insectos, crecen árboles que solo allí es posible encontrarlos y abundan determinadas lombrices.  Si se secaran las aguas de los ríos, de todos estos seres vivos, algunos emigrarían y otros simplemente se morirían debido a que en otro ambiente no podrían vivir. Cuando un río se seca, cambian las condiciones de los lugares cercanos y las personas tampoco pueden vivir sin agua.

Hay hermosas plantas que gustan de suficiente sombra para vivir: nacen, crecen, se enredan, hay mucho colorido, formas de hojas, multiplicidad de tamaños y en algunos casos con usos para las personas que por allí habitan.  Estas plantas con exceso de luz se mueren porque prefieren la sombra de ciertos árboles. Así como estas plantas, también hay animalitos que necesitan de estos ambientes únicos de mucha humedad.

Las personas para mantener su vida necesitan del aire limpio de manera permanente,  tomar suficiente agua todos los días, consumir verduras, comer frutos, comer compuestos que vienen granos y carne de algunos animales que viven en el contexto inmediato.  Mujeres y hombres no pueden vivir sin el aire y  los bosques no pueden existir sin el agua de las lluvias. Los árboles necesitan de la humedad de la tierra. Razón tienen algunas culturas de agradecer por las aguas de las lluvias en días especiales porque es fuente de vida en la tierra.

Permanentemente, todos los seres vivos de la tierra necesitan de la energía que viene del Sol para mantenerse vivos.  Sin los rayos del Sol se acabaría poco a poco la vida en la tierra.  Sin la luz del Sol en la tierra se morirían las plantas, los animales y las personas. En las culturas originarias de Guatemala al Sol se le llama “padre Sol”.

Hacemos una cordial invitación a conservar el tejido invisible que hace posible la vida de todos.  El hecho de cuidar los bosques da oportunidad de tener aire limpio, mantener la vida a los seres vivos, tener nacimientos de agua y ayudar a equilibrar la tierra. Identificar y fortalecer la interdependencia entre los seres vivos hace posible la vida y la alegría para todos.

.
.

Leave a Reply