El Siglo

Los pilotos infernales de Guatemala

En los años 80 viajar por carretera en Guatemala, era toda una odisea, estas estaban en un estado calamitoso por la falta de mantenimiento producto de la guerra interna y por las inclemencias del tiempo.  Actualmente, aunque vivimos en un supuesto ambiente de paz larga y duradera, nuevamente las carreteras están en un estado realmente desastroso, al extremo que ayer, por un hundimiento, un vehículo se precipitó al vacío sin que afortunadamente existieran víctimas mortales.

Los daños ocasionados a los vehículos, sean estos de transporte personal, de carga o colectivos, son invaluables y los riesgos que implica desplazarse por las carreteras son muy grandes pues los pilotos se convierten en unos verdaderos acróbatas maniobrando para no caer en los cráteres de la cinta asfáltica. Sin embargo, es increíble cómo unos cuantos diputados al Congreso de la República, traman para alcanzar los objetivos de sus patrones so pretexto de evitar la inversión fraudulenta en el mantenimiento y reparación de las carreteras.

Ellos, los diputados que se oponen, se olvidan de que pueden modificar las condiciones en que se plantea el estado de calamidad por parte del Ejecutivo, pero como no va el famoso por debajo la mesa o ya se los pasaron, entonces por principio se oponen a la propuesta enviada por el Presidente Constitucional de la República. ¿Qué hay detrás de esta farsa legislativa? ¿Los intereses de quién defienden los diputados de la UNE? ¿Por qué utilizan a Mario Taracena, y por qué él se presta como disociador o distractor? ¿Qué cola le tienen machucada para que promueva distractores? ¿Creerán estos señores mal llamados Padres de la Patria, que todo el tiempo mantendrán al pueblo eclipsado con sus tonterías?

Mientras el caos siga imperando en nuestro bello país, mientras el pueblo no reaccione ante tanta injusticia, mientras sigamos en un estado de aletargamiento frente a la falta de seguridad, mientras los politicastros sigan haciendo de las suyas sin ninguna consecuencia y siga imperando la impunidad, mientras las autoridades de la persecución penal sigan en su CACERÍA DE BRUJAS, y no actúen en pro de la persecución de los verdaderos delincuentes y paladines de lo que está pasando, cada vez más nos iremos hundiendo en un verdadero infierno, por el que existen sectores y organizaciones interesados en llevarnos a él para alcanzar sus objetivos de la toma del poder que no pudieron por la vía de las armas, pues fueron derrotados.

En Siglo.21 vemos con mucha preocupación, los sucesos de cada día en Guatemala y creemos como medio de comunicación, que estamos en la obligación de denunciar todas las injusticias cometidas contra la población guatemalteca, ya sea por la delincuencia organizada o de cuello blanco, ya sea por organizaciones legítimas o por pseudo dirigentes corruptos que viven del caos y la distracción de la población generando más conflicto para alcanzar sus obscuros objetivos.

Por una Nación Libre, Justa y Solidaria.

.
.