Home > Editoriales > Justicia por mano propia

Justicia por mano propia

editorial

Cuando la justicia no llega o no es vista de forma adecuada por la población, surge el cansancio y los habitantes de una región, pueblo o comunidad tienden a tomarla por su propia mano. En Siglo.21 hemos dicho en este espacio editorial que la población del país del realismo mágico se está cansando de las atrocidades que se cometen a diario a los simples mortales que habitan la bella Guatemala, que van desde los asaltos a buses, extorsiones, secuestros, asesinatos y un sin fin de hechos delictivos en los que la delincuencia ya no es común sino que parece estar dentro de la delincuencia organizada y las autoridades se hacen de la vista gorda o prefieren no actuar para evitar ser encarcelados primero y después juzgados por defenderse o defender a la ciudadanía, ya que la oficina del Procurador de los Derechos Humanos, sale en defensa de los delincuentes, olvidándose de los derechos del simple ciudadano.

Por si esto fuera poco, los “niños” que se encuentran recluidos en el centro de detención o corrección juvenil Las Gaviota a cargo de la Secretaría de Bienestar Social, en menos de una semana, se trataron nuevamente de amotinar por razones justas o no, pero que denotan que el control de este y demás cárceles se le ha salido de las manos a las autoridades encargadas de dichas instituciones y nuestro sistema está desbordado sin que se vea una luz al final del túnel.

En algunos sectores de la población guatemalteca, existen interrogantes que van desde ¿a quién conviene la generación de caos, en los centros de detención? ¿Qué hay detrás de lo que parece ser todo un plan de desestabilización general, para atraer la atención hacia un sector, desviándola de los casos importantes que tienen que ver con la realidad y mayores urgencias del país? ¿Cómo hacer para retomar el control y garantizar a la población en general, el estado de derecho y garantizar la libertad y el bien común?

En nuestra bella Guatemala, se ha desbordado el mal, la realidad ya rebasa con creces la imaginación de todo tipo de hecho delictivo que haya sucedido en algún lugar de Macondo o en las historias del Fiero Vásquez en El Mundo es Ancho y Ajeno de Ciro Alegría.  Y la población nuevamente inicia a tomar LA JUSTICIA POR MANO PROPIA, hace algunos años se llegó al colmo que en una de las series televisivas de la Unión Americana como es Los Simpson, su personaje central dice al referirse a un acto de justicia, “Llévenlo a Guatemala para que lo linchen”, esto sucedió durante una época en donde este tipo de actos se realizaban en el área rural del país, sin embargo, ayer se registró en un municipio aledaño a la ciudad capital.

Los fenómenos sociales y naturales muchas veces no pueden ser controlados por los humanos, pero si pueden ser inducidos por ellos mismos, tal el caso de la ausencia de un estado de derecho, que permite llevar a la saciedad a los habitantes que al no obtener justicia, tienden a tomarla por su propia mano. El Ministerio Público, siempre se queja que no tiene recursos suficientes, para actuar, pero en vez de dedicarse a hacer shows mediáticos, debería de dedicarse a perseguir a la delincuencia, a dar resultados reales y no desperdiciar los pocos recursos en casos que por demás ya tiene perdidos por sus malos procedimientos y errores de forma y de fondo.

A la fecha los resultados que esta entidad tiene en la persecución del crimen son escasos o nulos y no le da respuestas a la población que ya está cansada de las atrocidades que se suscitan a diario para el simple mortal.  Por otro lado, nuestros jueces están maniatados por el hecho de tener temor a actuar por la posible persecución del Ministerio Público y la CICIG, que se dedican a la cacería de brujas en lugar de dedicarse a lo que su mandato ordena.

Por una Nación Libre, Justa y Solidaria.

.
.

Leave a Reply