Home > Columnas > Redes sociales, los jóvenes y…

Redes sociales, los jóvenes y…

Así titula un estudio de aceprensa (mayo 2017) que señala que las redes sociales ofrecen grandes posibilidades de socialización. Sin embargo, para muchos jóvenes son también una fuente de problemas psicológicos: ansiedad, depresión, ciberacoso, pérdida de sueño…. Así lo muestra el informe recientemente publicado en el Reino Unido que propone algunas medidas concretas para minimizar los potenciales daños.

.

El dato de que un 91% de los jóvenes británicos dispone de un perfil en redes sociales y ello no sorprende actualmente. Lo que puede llamar la atención es más bien que casi uno de cada diez no lo tenga.

También es un hecho reconocido que las redes pueden tener un gran efecto en la formación de la personalidad de los jóvenes, pues canalizan la forma en que muchos acceden al “mundo exterior”, construyen sus relaciones, expresan sus opiniones o forman su autoestima.

Incluso, ante la evidencia del uso masivo y de los riesgos potenciales, los autores de este informe se preguntan por qué no se ha prestado la atención debida a los efectos que plataformas como Facebook, Twitter, Instagram o Snapchat están teniendo en la salud mental de los menores.

Como un ejemplo señala que la comparación con las vidas “perfectas” (y a veces falsas) de otras personas provoca un sentimiento de frustración y falta de autoestima en muchos jóvenes. Aunque todo esto no solo está afectando a los jóvenes. Wall Street Journal en un estudio reciente, ha concluido que el uso de Facebook perjudica la salud psicológica y física de los adultos. En parte, estos efectos se pueden deber a que la vida online quita tiempo a la offline, es decir, a la interacción en la vida real.

También, es que se reciben tantos datos que es imposible procesarlos, y pueden arrastrar a la irreflexión. Y fácilmente se cae en la pereza intelectual y no se actúa con libertad.

Sin sabemos más sobre el mundo, tenemos más datos que antes, y esto es  bueno; aunque, en ocasiones, manejar demasiados datos y cifras representa un verdadero obstáculo.  Este es el punto: actualmente vivimos inundados de datos, de información, y esto puede ir en detrimento de la comprensión.

El tema es que hay que tener ideas claras –propias- sobre lo que es la vida y sobre uno mismo. Y esto no se improvisa: se necesita estudio, tiempo y que los conceptos se vayan sedimentando. Sí; hay que leer y pensar: sería como una conclusión…

Y hay algo conexo, que es bueno considerar aquí. Estamos ante un tema de alerta roja… si pasamos a la familia. Un experto psicólogo, el Dr. Aníbal Cuevas, señalaba que este mundo virtual puede favorecer un peligro actual: ser uno cada vez más individualistas y, consiguientemente, vulnerable a la manipulación ideológica. Suplantando –en el caso de los jóvenes- el papel de los padres, primeros educadores, lo que es crucial para evitar la descomposición de la sociedad al reducirla a simple suma de individuos…alerta…

.
.

Leave a Reply