Home > Columnas > La unión aduanera de Guatemala y Honduras, ¿un camino hacia la unión económica Centroamericana?

La unión aduanera de Guatemala y Honduras, ¿un camino hacia la unión económica Centroamericana?

Columnista
Por: Fernando A. Marín

La unión aduanera que se recién oficializó entre la República de Guatemala y la República de Honduras es un paso firme en el anhelado sueño de encontrar una unión económica centroamericana. Varios intentos se han dado a lo largo de la historia independiente de los países centroamericanos para lograr su integración. En el año 1824 se suscribió la Constitución de la República Federal de Centroamérica que no arrogó los resultados esperados, una Federación Centroamericana que nunca se logró; se realizó un nuevo intento en el año 1921 con la Constitución Política de la República de Centroamérica, sin embargo esta nunca entró en vigencia y los esfuerzos se quedaron en letras vacías.

Bajo esas ideas, la creación de la Federación Centroamericana partía de la unión política, como pilar para lograr el objetivo. No obstante, a partir de los mediados del siglo XXI la integración de los países pasó de una plataforma política a una plataforma económica, una medida pragmática, pero realista. Utilizando como ejemplo principal el modelo de la, ahora, Unión Europea, que ahora permite la libre circulación de mercancías, capital, trabajadores y servicios.

En la historia reciente los países centroamericanos: Guatemala, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua y Panamá, en el año 1993, suscribieron el Protocolo al Tratado General de Integración Económica Centroamericana. Dicho protocolo deja el objetivo trazado: “alcanzar el desarrollo económico y social equitativo y sostenible de los países centroamericanos, que se traduzca en el bienestar de sus pueblos y el crecimiento de todos los países miembros, mediante un proceso que permita la transformación y modernización de sus estructuras productivas, sociales y tecnológicas, eleve la competitividad y logre una reinserción eficiente y dinámica de Centroamérica en la economía internacional.”, junto a ello políticas macroeconómicas congruentes y estabilidad interna y externa de sus economías, bajo los principios de legalidad, consenso, gradualidad, flexibilidad, transparencia, reciprocidad, solidaridad, globalidad, simultaneidad y complementariedad.

No es ningún secreto que frente a la economía de los países centroamericanos, de forma independiente, no representan, del todo, mercados sustancialmente atractivos. Sin embargo, la región centroamericana, como un bloque, no solo representa un atractivo de mercado, sino cuenta con una geo-posición interesante y estratégica.

Tenemos la oportunidad, como región centroamericana, de lograr la unión económica. Se tiene la experiencia de la Unión Europea para tratar de no cometer los mismos errores. Un avance gradual y estabilización y reducción de las asimetrías entre las economías debe ser una prioridad para dar los siguientes pasos. El nombramiento del ex Presidente Vinicio Cerezo como Secretario General del Sistema de Integración Centroamericana, quien ha sido flamante defensor de la integración centroamericana, puede ser una muestra que las voluntades políticas y el sueño de integración se mantiene.

.
.

Leave a Reply