Home > Columnas > La ordenación espontánea versus la ordenación dirigida en la Economía Social de Mercado

La ordenación espontánea versus la ordenación dirigida en la Economía Social de Mercado

opinion
Por: Dr. Nicholas Virzi Arroyave

Estimados lectores, les sigo escribiendo sobre el tema de la Economía Social de Mercado y sus pensadores inspiradores que dieron orígen al surgimiento de las ideas distintivas de este modelo de sociedad.  En Guatemala se ha llegado a [mal] entender que los abogados “Ordoliberales” de la Escuela de Friburgo y los proponentes del modelo social conocido como Economía Social de Mercado, originalmente pregonado por el famoso líder alemán, Ludwig Erhard, han de haber estado indefatigablemente opuestos a los escritores de la famosa Escuela Austriaca, escuela liberal por excelencia, representada mejor tal vez por las posturas de Friedrich Von Hayek.[1]

No es así.  En primer lugar, los principales Ordoliberales de la Escuela de Friburgo erán miembros fundadores de la sociedad liberal mundial por excelencia, la Sociedad Mont Pelerín, junto con Friedrich Von Hayek.  Esta organización sigue existiendo al día de hoy, y es muy respetada.  Llego a ser presidida por el mágnifico rector de la Universidad Francisco Marroquín Asimísmo, muchos conversaban por escrito a través de la revista Ordo, fundada por el famoso economista [ordo] liberal Walter Eucken, en la cual escribía, de nuevo, nada menos que el famoso economista de la escuela austriaca Friedrich Von Hayek.  Como minímo, podríamos deducir de estos hechos que el diálogo y el consenso implícito es posible, si tán sólo los pensadores se uniesen y discutiesen los temas importantes, como antes lo hacían los Ordoliberales.

“Nuestra vida económica hace la ordenación espontánea esencialmente superior a la ordenación dirigida.” –Wilhem Röpke[1]

No ha de sorprender que los padres intelectuales de la Economía Social de Mercado, los pensadores de la Escuela de Friburgo, Alemania, hayan escrito sobre el orden espontáneo frente a la planificación económica socialista.  Por algo les decían Ordoliberales.  Compartían con Hayek y otros de la Escuela Austriaca, esta preocupación y fascinación de ver cómo el órden podía surgir de la anarquía económica.  Wilhelm Röpke fue bastante enfático en este punto:

“Mientras la anarquía política aboca irremisiblemente al caos, comprobamos con asombros que la anarquía económica que caracteriza a nuestro sistema económico dista tanto del caos que casi pudiera hablarse de un cosmos.  Nuestro sistema económico es anárquico, pero no caótico.” (Röpke, 1968, 11)

Röpke la puso tanta atención a este tema que en el Capítulo 1 de su gran obra, La Teoría de la Economía, titulado “El Problema”, la primera sección se tituló la “anarquía ordenada”.  (Röpke, 1968, 7)  No obstante, Röpke observaba que si bien el orden espontáneo económico era superior a cualquier orden planificado, no por eso era perfecto,  y que incluso pudiera dejar mucho que desear. (Röpke, 1968, 12)

Debe de quedar claro que la economía de libre mercado siempre será superior a la economía planificada, pero, sin embargo, esto no quiere decir que, desde una perspectiva liberal no se puede políticamente sentar las bases y pilares institucionales que permitirían poner las reglas necesarias para que una economía de libre mercado funcionase.  Regulación no es necesariamente intervención.  Regulación es poner reglas, claras, de aplicación universal y conocidas por todos los agentes económicos.  Intervención es ex post, arbitrario, discrecional, y se presta mucho más a abusos estatales.  La preocupación Ordoliberal de poner las reglas claras en pro de la economía de mercado antecedió por decádas las preocupaciones principales de las famosas escuelas de pensamiento conocidas cómo Opción Pública (Public Choice)  de James Buchanan (premio Nobel) y la Nueva Escuela Institucionalista de Douglass North (premio Nobel).  Más sobre estos temas en futuras columnas.

 

[1] Röpke, Wilhelm.  1937 (1968).  La Teoría de la Economía.  Publicado por Eugen Rentsch. Zurich.  Traducción por Jimeno, José María.  Unión Editorial, S.A..  Madrid. 1989.

[1] El día de hoy.  Otros dirían que Ludwig Von Mises era mejor representante.  No obstante, estos temas

Leave a Reply

3 × 5 =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com