El Siglo

Guatemala al rescate

De acuerdo con estimaciones de la FAO, la población mundial aumentará en más de dos mil millones de personas para el 2050; colateralmente, la demanda de alimentos aumentará 30% y la población urbana, 70%, lo que requerirá incrementar la producción de alimentos así como mejorar la infraestructura de conservación, transporte y sistemas de distribución, con el fin de conservar la calidad e inocuidad de los alimentos.

Para el año 2050,  Guatemala  tendrá  27.6 millones de habitantes según un informe realizado por la Oficina de Referencia de la Población, PRB por sus siglas en inglés, del año 2016.

Partiendo de estos datos resulta importante repensar que tendremos que hacer los guatemaltecos para poder cubrir la demanda alimentaria  de nuestra población en los años venideros, de allí la importancia de evolucionar a sistemas intensivos que permitan incrementar los recursos de alimentos, para cubrir esa demanda.

La agroindustria, representa una actividad económica importante para cualquier país en desarrollo, ya que permite la disponibilidad y durabilidad de productos perecederos  y a su vez da  valor agregado a los productos de origen agropecuario, forestal y pesquero, e influye en otros ámbitos  como el empleo, la inversión y el desarrollo económico.

La agroindustria alimentaria transforma productos del sector primario en productos para consumo humano e incluye procesos de selección, clasificación, empaque y almacenamiento; en tanto que la agroindustria no alimentaria se encarga de la transformación de los productos primarios que sirven como materia prima para elaborar diferentes productos industriales.

En Guatemala, desde hace ya muchos años se han desarrollado incipientes proyectos agroindustriales unos exitosos otros no, en el área de Jutiapa, empieza a sembrarse y a exportarse el jocote de corona  que también se transforma en un tipo de bebida alcohólica parecida a un vino que se consume al interno y se exporta especialmente a C.A., así  mismo se ha iniciado la siembra extensiva de aguacate hass para su consumo interno y exportación, ya en el pasado cercano   se han exportado  materias primas hacia otros países, como los  mini vegétales, especialmente de Chimaltenango, en donde las cooperativas fracasaron  por mal manejo, en otras palabras corrupción, además contamos  con  industrias nacionales e internacionales  que transforman los productos del agro guatemalteco, para el consumo interno y la exportación.

En la economía campesina, las cooperativas han jugado un papel determinante para mejorar la vida en el área rural, por lo que es vital  su control administrativo y financiero para evitar malos manejos en perjuicio de sus socios, las cooperativas  hoy en  día están procediendo a transformar productos del agro, para su industrialización, además que han incursionado en otras áreas como la  generación de energía eléctrica.

Existen signos evidentes  que la agroindustria está teniendo un gran  impacto en los países subdesarrollados en donde se está asentando,  especialmente en el desarrollo económico y la reducción de la pobreza, tanto en las comunidades urbanas como rurales, sin embargo, algunos países en vía de  desarrollo todavía no se han dado cuenta de todo el potencial que ofrece  la agroindustria como motor de desarrollo.

La transformación de los productos agrícolas o agro industria  es una propuesta que favorece a todos y que se debiera apoyar con mayor impulso  para lograr el crecimiento económico  de los guatemaltecos especialmente en el área rural, con el objetivo de minimizar los niveles de pobreza y enfrentar los retos del futuro.

GUATEMALA NECESITA DE SUS MEJORES HOMBRES Y MUJERES PARA RESCATARLA.

Guatemala al rescate

.
.