Home > Columnas > Muy caro el remedio
NUEVO

De Marcelo A. Morenocopio este relato: “En 1629 el imponente Batavia, buque estrella de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, se hundió al chocar contra un arrecife cerca de la costa australiana.

Cuando los 315 sobrevivientes del desastre pudieron llegar a unos islotes, creyeron que lo peor había pasado y que todo era cuestión de aguardar, con austera paciencia, el rescate. Pero no. Hubo un motín y se hizo del poder Jeronimus Corneliz, un mesiánico seguidor de la secta de los Hermanos del Espíritu Libre, que primero comenzó a masacrar a sus compañeros de desgracia con la excusa horrenda de disponer de menos bocas que alimentar y luego siguió exterminándolos por puro placer.

Ciento veinticinco personas murieron por su capricho criminal. Luego del rescate, Corneliz fue juzgado y ejecutado. Pero ya a lo peor -el naufragio- le había seguido algo mucho peor.” Y esta su lección: “Las libertades son muy fáciles de perder -por leyes votadas de apuro o decretos dictados en el fárrago de otras polémicas -, pero recuperarlas suele costar sangre, sudor y lágrimas.” (Las libertades son muy fáciles de perder y muy difíciles de recuperar, Clarin. com, 24.12.2011).

Legislar apresurada y casuísticamente pretendiendo resolver problemas actuales, no es, precisamente, lo más prudente, visto a corto ni a largo plazo. Por ejemplo: haber modificado la Constitución con la finalidad de reducir el período de gestión del presidente de la Corte Suprema de Justicia a un año para impedir los abusos y ambiciones de un determinado personaje. Otro ejemplo: lga Ley de Acceso a la Información Pública, ha servido para facilitarle a los burócratas un argumento “legal” para impedirnos el inmediato acceso a la información, violando con ello el principio de que todos los actos de la administración son públicos” y, consecuentemente, negar el derecho a los interesados para “obtener, en cualquier tiempo, informes,copias, reproducciones y certificaciones que soliciten y la exhibición de los expedientes que deseen consultar, salvo que se trate de asuntos militares o diplomáticos de seguridad nacional, o de datos suministrados por particulares bajo garantía de confidencia.”

.
.

Leave a Reply