Home > Columnas > Guatemala al rescate
NUEVO

 

Si queremos que el país se desarrolle y que los jóvenes tengan un mejor futuro tenemos que empezar por replantear el sistema educativo del país y hacer énfasis en las carreras técnicas, el Intecap ha venido cumpliendo con esas funciones pero sobre todo en la ciudad capital y Guatemala no es solo la ciudad capital.

La misión del Intecap es formar y certificar trabajadores y personas por incorporarse al mercado laboral, así como brindar asistencia técnica y tecnológica en todas las actividades económicas, para contribuir a la competitividad y al desarrollo del país, una misión loable pero que lamentablemente no llega a la población, en los lugares más alejados a la ciudad capital no se imparten los cursos que podrían realmente capacitar de una forma técnica a los jóvenes en oficios como la herrería, soldadura,  plomería, carpintería, electricidad, mecánica, panadería, carnicería, cocina, enfermería, computación, electrónica y otros que podrían ayudarlos para optar a trabajos  o, en todo caso, a ser independientes en su vida laboral.

Es importante que el Ministerio de Educación conjuntamente con el Intecap y las municipalidades locales desarrollen en los diferentes departamentos del país centros de formación técnica de bajo costo y en el que puedan aprender diversos oficios los jóvenes, especialmente aquellos que han abandonado la escuela o que quieren aprender un oficio o que son extremadamente pobres, ya que, al tener un oficio y convertirse en mano de obra calificada, las oportunidades de iniciar su propio negocio o de trabajar para una empresa son mucho más altas y esto a la vez, permite que los niveles de pobreza se vayan conteniendo.

Algunos amigos expertos en estos temas me han planteado que es importante diseñar estos tipos de centros de formación técnica, con cursos de no más de un año de duración, tiempo en el cual ellos aseguran que se puede aprender cualquier  oficio de manera técnica y ser la base para desarrollarse y mejorar en esa especialidad;  de igual forma en la plática se fue planteando la importancia de que estos centros de formación, fueran regionalizados en los departamentos, ya que debido a los graves problemas de pobreza, especialmente en el área rural,  los jóvenes no solo no pueden pagar una cuota mensual, sino tampoco tienen el dinero para transportarse de un lugar lejano, de allí la importancia de que estos centros puedan estar accesibles a varios municipios, aldeas y caseríos.

Y por último el papel que deben  jugar las municipalidades en un proyecto de esta magnitud, ya es tiempo que las municipalidades, se interesen  por otros proyectos,  que aunque nos son tangibles, benefician a la población como la educación y la educación extraescolar impartida en  los centros de formación técnica que debería de ser parte de una aspiración del  Ministerio de Educación, Intecap y Municipalidad local  para mejorar el futuro de sus jóvenes.

Países como Corea del Sur, Japón, México  y Costa Rica, como ejemplos,  en diferentes momentos de la historia se preocuparon por impulsar las carreras técnicas, calificar su mano de obra y el resultado hoy para esos países ha sido una mejora sustancial no solo en su economía sino en el desarrollo de su población.

La educación, la tecnificación y la mano de obra especializada hacen a los países grandes y desarrollados.

GUATEMALA NECESITA DE SUS MEJORES HOMBRES Y MUJERES PARA RESCATARLA.

No deje de leer:

Guatemala al rescate 98

.
.

Leave a Reply