Home > Actualidad > Investigan a Donald Trump por posible obstrucción a la justicia

Investigan a Donald Trump por posible obstrucción a la justicia

Cuando Washington aún estaba conmocionado por el tiroteo contra los congresistas republicanos, otra noticia volvió a conmover la capital del poder: el fiscal especial que investiga el escándalo del “Rusiagate” ahora indaga al presidente Donald Trump por obstrucción de justicia, un cargo que podría impulsar un juicio político contra el jefe de la Casa Blanca.

Según reveló anoche el diario The Washingon Post, Robert Mueller, designado para indagar sobre la injerencia de Rusia en la campaña presidencial de 2016, está entrevistando a altos funcionarios de inteligencia como parte de una amplia investigación que ahora incluye comprobar si el presidente Trump intentó obstruir la justicia.

Esto significa un gran giro en la investigación, que hasta ahora conducía el FBI, y que estaba enfocada en el rol de Moscú y si había habido algún tipo de colusión con hombres de la campaña de Trump y el Kremlin. También se buscaba posibles delitos financieros de allegados del presidente. De hecho, el propio ex jefe del FBI James Comey –que fue despedido intempestivamente por el mandatario- había señalado que no estaba investigando al presidente. Lo mismo reiteró en una audiencia pública el jueves pasado en el Congreso, lo que había sido resaltado por Trump como una “reivindicación” de su inocencia.

El Post consultó a cinco personas allegadas a la investigación que dijeron que la situación ahora había cambiado. Señalaron que Daniel Coats (director de Inteligencia Nacional), Mike Rogers (director de la Agencia de Seguridad Nacional) y su subalterno Richard Ledgget aceptaron ser entrevistados por los hombres de Mueller esta semana.

La NSA dijo escuetamente en un comunicado que estaba “cooperando ampliamente” con Mueller y los funcionarios involucrados no confirmaron ni desmintieron la información. Un portavoz del abogado de Trump dijo al Post sin precisiones que “las informaciones filtradas por el FBI sobre el presidente son escandalosas, inexcusables e ilegales”.

Algunos expertos opinan que los convocados podrían invocar alguna cuestión de privilegio para no contar sus conversaciones con el presidente. Pero otros destacan que la Corte Suprema falló durante el escándalo del Watergate en los años 70 que los funcionarios no pueden invocar cuestiones de privilegio para ocultar evidencias de un delito. Obstruir la justicia es un cargo que puede ser causa de impeachment. De hecho era por eso que los legisladores buscaban juzgar al presidente Richard Nixon, que renunció en 1974 antes de someterse al proceso.

Según dijeron las fuentes al Post, la investigación sobre Trump por obstrucción de justicia comenzó luego de que Comey fuera despedido, el 9 de mayo, y ahora la oficina de Mueller tomó la posta. Las anotaciones que tomó Comey luego de reunirse varias veces con Trump seguramente serán escrutadas por el fiscal especial.

Igualmente, coinciden los expertos, no es fácil demostrar el caso para que se abra un proceso de impeachment ya que se deben obtener pruebas fehacientes de que Trump tuvo la “intención” clara de obstruir la justicia. Pero el escenario aparece cada vez más complicado para el presidente.

Con información y foto de: Clarin

.
.

Leave a Reply