El Siglo

Informe de CGC hace renunciar a director del San Juan de Dios

El director del Hospital General San Juan de Dios, Juan Antonio Villeda, presentó su renuncia por no estar de acuerdo con hallazgos que revelaron el informe de ejecución presupuestaria de 2016, realizado por la Contraloría General de Cuentas (CGC).

Según especificó a una radio local, la decisión de renunciar la tomó por el informe de la CGC, derivado del cual los contralores presentaron denuncias penales contra varios directores de hospitales.

De acuerdo con el médico, eso es irracional e injusto porque no son los directores los únicos responsables de todas las malas acciones en los hospitales del país. Además que las autoridades no valoraron su esfuerzo por sanear la crisis hospitalaria que abarca al Hospital General, desde hace varios años.

Según Villeda, desde hace tiempo venía analizando la posibilidad de presentar su dimisión no por problemas dentro de la institución, sino por otros motivos externos.

Sabía que la gestión del Hospital General San Juan de Dios era complicada, sin embargo los factores externos me ayudaron a dimitir del cargo tales como: la falta de apoyo ministerial; la avalancha de pacientes, que sobrepasa la capacidad del nosocomio y el informe de  la CGC, detalló Villeda.

SE MAL INTERPRETÓ

El médico dijo que priorizaron la atención de los pacientes actuando con procedimientos administrativos, que se mal interpretaron por los tiempos que establece la Ley de Contrataciones. “Tuvimos que tomar acciones desesperadas para tratar de garantizar el abastecimiento de insumos”, añadió indicando que el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) no ha prestado atención a que el hospital trabaja por arriba de su capacidad y que la orden es no hacer compras que se no ajusten a la Ley.

“La Ley de Contrataciones es una camisa de fuerza, que no permite la ejecución presupuestaria a tiempo y estamos ante una sobre saturación de servicios”, expresó.

Extremo que el director del Hospital Roosevelt, Carlos Soto apoyó, asegurando que ambos centros asistenciales no pueden hacer “todos los múltiples pasos que conllevan a la autorización de lo que necesitan”.

Soto también reaccionó ante el informe de la Contraloría, calificando los hallazgos como inadmisibles y fuera de contexto que ha llevado al Roosevelt a una crisis severa, pues a su decir “ahora la gente tiene miedo a hacer todo tipo de procesos”, lo que puede llevar a un desabastecimiento severo e informó que denunció en el Ministerio Público (MP) a los auditores de la CGC.

Por su parte, la titular del MSPAS, Lucrecia Hernández Mack, aceptó la carta de dimisión de Villeda, la cual se hará efectiva hasta el próximo 5 de julio. Asimismo, aseguró que con el informe de la CGC están judicializando casos que se pudieron haber resuelto en el ámbito administrativo.

“Esto desmotiva a las personas buenas, que quieren trabajar en la gestión pública”, puntualizó. 

En tanto, el contralor general de cuentas, Carlos Mencos, dijo que toda persona o institución que se sienta violentada “está en su derecho de accionar” y que será el debido proceso el que establecerá los pasos a seguir. Sin embargo, afirmó que aún no han sido notificados de la denuncia presentada ante el MP por Soto. 

“La Contraloría estará observando el proceso y si los auditores piden el auxilio, tenemos la obligación de brindárselo”, dijo. 

Foto: Archivo MSPAS

.
.