Home > Columnas > Las ideas no se matan…
NUEVO

A los hombres se degüella; a las ideas no”. El proceso incoado por una Junta de Honor Militar en contra del Coronel Edgar Rubio Castañeda por causa de haber escrito su libro Desde el cuartel otra visión de Guatemala es un proceso bastante complejo por su riqueza temática. Y que es, precisamente esta temática, la que nos presenta un cuadro que amerita su estudio desde distintas facetas para evitar su repetición en el futuro.

La primera es, propiamente, el contenido de la obra. Discutible, por supuesto, ya que presenta una personal opinión de nuestra sociedad y del papel que el ejército ha desempeñado en su historia. No voy a profundizar en este punto tomando en cuenta que plumas muy calificadas ya lo han analizado exhaustivamente. Otro aspecto que me llama la atención es el político.

Creo que quienes acusaron al Coronel Rubio Castañeda obraron sin medir las consecuencias adversas que su proceder le acarrea a la imagen de la institución que, con tanto celo dicen defender. Pienso que más productivo les hubiera resultado promover un debate sobre el tema en vez de tratar de ahogarlo.

“Cada uno de estos atropellos se distingue del otro porque tienen entidad propia”.

Al fin y al cabo que las ideas se combaten solo con ideas Encuentro aquí varias facetas de suyo importantes dentro de un sistema democrático, como son la conculcación del derecho a la libre expresión; la conculcación al principio al debido proceso por someterlo a un proceso especial con restricciones y conculcaciones a su derecho a la defensa. Todo lo anterior con otra ineludible consecuencia: la conculcación del principio de supremacía constitucional. Cada uno de estos atropellos se distingue del otro porque tienen entidad propia.

Pero aún hay algo más grave en todo esto: confluyen un punto medular cual es que su restricción, su violación y su conculcación conllevan la negación del valor ideológico fundamental de nuestro ordenamiento jurídico, cual es la persona humana, concebida por nuestra Constitución como “sujeto y fin del orden social”. Y last but no least: “el Ejército de Guatemala se rige por lo preceptuado en la Constitución”, a la que están supeditadas su Ley Constitutiva y las demás leyes y reglamentos militares.

.
.

Leave a Reply