Home > Columnas > Y la Constitución… ¿qué?

Y la Constitución… ¿qué?

NUEVO

Publicar su libro Desde el cuartel otra visión de Guatemala, “le valió al coronel… Édgar Rubio Castañeda, ser citado para comparecer ante una Junta de Honor del Ejército de Guatemala”. Tal citación “se fundamenta en el Acuerdo Gubernativo 602-98, Reglamento de Juntas de Honor del Ejército de Guatemala e indica que el coronel Rubio Castañeda debe llevar sus pruebas de descargo…”, informa La Hora (25.05.17). En otras palabras, se ha incoado en su contra un proceso ante un tribunal especial a consecuencia de haber ejercido las libertades de pensamiento y de expresión.

De los artículos 57, 58 y 59 de la Ley Constitutiva del Ejército de Guatemala se desprende que las Juntas de Honor se convocan (no son permanentes) para conocer las acciones u omisiones en que incurran los integrantes del Ejército de Guatemala, entendiéndose por tales las conductas que sin ser constitutivas de delito “se considere” pueden lesionar “el prestigio, el honor o la ética del Ejército de Guatemala o bien de uno de sus miembros”; deberán “declarar la culpabilidad o inocencia del sindicado” y su “fallo que emitan será apelable […] ante la autoridad que ordenó la integración de la Junta de Honor, quien someterá el caso a otra Junta de Honor integrada por Oficiales de mayor graduación que la de los integrantes de la Junta que conoció en primer grado, siendo el fallo de esta última inapelable.”

Nuestra Constitución, ley suprema, dice en cambio: “Es libre la emisión del pensamiento por cualesquiera medios de difusión, sin censura ni licencia previa. Este derecho constitucional no podrá ser restringido por ley o disposición gubernamental alguna. Quien en uso de esta libertad faltare al respeto a la vida privada o a la moral, será responsable conforme a la ley” y, léase bien: “Todo lo relativo a este derecho constitucional se regula en la Ley Constitucional de Emisión del Pensamiento.” Dispone, además que: “Nadie podrá ser condenado, ni privado de sus derechos, sin haber sido citado, oído y vencido en proceso legal ante juez o tribunal competente y preestablecido.

Ninguna persona puede ser juzgada por Tribunales Especiales o secretos, ni por procedimientos que no estén preestablecidos legalmente.”

.
.

Leave a Reply