Home > Columnas > Tendencias debilitantes del estado

Tendencias debilitantes del estado

opinion
Por: Erwin Lobos Rios

Apartir de la Constitución de 1985 podemos afirmar que se inicia la construcción de un Estado constitucional de Derecho, esencialmente fundado en la supremacía constitucional. Desde luego que hay que reconocer que la institucionalidad del Estado es un proceso multifactorial en la que concurren diversos componentes, actores, circunstancias, coyunturas, especialmente demandas político sociales. Históricamente el Estado en sus varias constituciones se ha fortalecido en la medida que se privilegia especialmente el poder con fuerzas policiacas y militares.

Esto ha facilitado que existan presidentes provinciales, dictadores y semimonarcas, o que se siga en una anomia es decir sin sujetarse a las leyes esencialmente ejerciendo fuerza, con libertades coartadas o sosteniéndose con “criterios” o planes burocráticos a despecho de un verdadero Estado Constitucional de derecho. El país necesita abandonar las ideologías y retomar los principios esencialmente de orden político constitucional, inclusive llegando a la refundación de una segunda República.

Sin embargo, por la conflictividad en la que vive el país, la constante guerra de posiciones y la que pareciera inagotable lucha por el poder, impiden y hacen nugatoria la posibilidad no coyuntural sino necesaria e histórica de perfeccionar el estado construyendo permanentemente el orden, la justicia y la paz, con especial énfasis en una permanente defensa de los derechos fundamentales de los guatemaltecos y ciudadanos. Intereses extraños y además espurios ligados a intereses de seguridad de vecinos de nuestro país, con la dolarizada opinión de países europeos, se pretende llevar más bien sesgar la ruta institucional del país hacia situaciones de quebrantamiento del orden constitucional incluso fundadas en unos simples sentimientos o precarias opiniones.

Con relatos falsos se está promoviendo irrumpir el orden constitucional, incluso con opiniones públicas como por ejemplo que la transición del país se ha terminado y hay que ir a una Asamblea Nacional Constituyente. Diga si no es eso romper el orden constitucional. Y esto es afirmado por un académico, exmagistrado de la Corte de Constitucionalidad. Lo que necesitamos es desarrollo, aplicación, controles, protección, para cumplir con el mandato constitucional.

Toda la actuación de los diputados, así como toda gestión gubernamental, PARA QUE EXISTA, PARA QUE SE DE Y PARA QUE OPERE LA SUPREMACÍA CONSTITUCIONAL, y el orden legal debe cumplirse con los mandatos constitucionales, con la actuación y la administración de la Justicia, adecuándose a las normas, principios, valores conceptos, garantías y controles para lograr la promoción humana como evidencia de que se trabaja para el bien común no para intereses.

Rechacemos los movimientos ajenos a la integridad del poder soberano del pueblo de Guatemala y a los promotores del debilitamiento y fractura, del Estado. No son instituciones propiamente sino organismos diseñados por el poder soberano para conducir la paz y el orden de los guatemaltecos. Kaput

Leave a Reply

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com