Home > Pulso > Ideas para montar un negocio en el sector de consultoría

Ideas para montar un negocio en el sector de consultoría

Negocios

 

Lic. Rafael Flores

El mercado de la consultoría constituye una actividad en continua expansión, con unas tasas de crecimiento invitan cada año a decenas de emprendedores a tirarse al agua y probar suerte. Cuando se concluye la formación profesional, se han adquirido gran cantidad de conocimientos, pero se tiene un inmenso vacío en las hojas de vida. Se puede considerar a las consultorías como una forma de encontrar trabajo.

NegociosSiempre hay que apostar por nichos de mercado específicos, por oportunidades de negocio donde las grandes consultorías, por tamaño, modestia u otras razones, no ven suficiente atractivo. Siempre se empieza con mucha ilusión y casi siempre se comete el error de querer abarcar demasiado, hasta que nos damos cuenta que tienes que hay que focalizar más el giro de de negocio y actuar sobre nuestros clientes más concretos.

Diferenciarnos de los demás

Si bien es cierto que siempre se recomienda apostar por sectores innovadores, los expertos coinciden en que, con un servicio de calidad, es posible abrirse espacios en nichos más tradicionales como la comunicación o el marketing.

Sea cual fuere el mercado-objetivo, no hay que conformarse con montar una consultoría. Hay que diferenciarse de los demás. Y hay que hacerlo de forma eficiente y rentable. Pueden servir estos consejos:

  1. No descuidar la inversión inicial: Una consultoría parece fácil de crear, sin excesivos costes de implantación… siendo esta ¡una verdad a medias! Hay que establecerse en condiciones, es decir, realizar la inversión que sea necesaria.

Las medias tintas, al final, son mediocridad. Cuando se va a un sitio, siempre nos gusta que las cosas estén bien, en definitiva, llevar siempre una buena impresión. No obstante, existen trucos para que esa posible falta de inversión inicial no se haga tan latente: “En lugar de facilitar el contacto de la secretaria, damos el número de nuestro celular. Y cuando un cliente quiera vernos, somos nosotros quienes nos desplazamos. Al final, será necesaria nuestra inventiva, una computadora, un teléfono y poco más.

  1. No se debe construir la casa por la terraza:Al contrario que otros sectores, el mundo de la consultoría no es apto para emprendedores sin experiencia ni contactos previos. La vía de empezar en un área en la que no has trabajado antes es muy poco realista en la práctica, aunque siempre hay excepciones que confirman la regla. En este caso, la credibilidad que transmitas a tus clientes es básica para cimentar una buena relación.
  2. No descuides el márketing: El sistema boca-oído es fundamental, sobre todo, cuando no existen excesivos recursos. Se debe apostar por el márketing de guerrilla: pedir referencias a otros clientes, hacer presencia en foros y seminarios o utilizar el correo electrónico, entre otras acciones.

NegociosEs válido optar por asociarse con otros emprendedores que aporten ese portafolio de clientes o eseknow howdel que quizá se carece. Partir del trabajo previo de una consultoría ya ubicada

en el mercado y añadir los servicios a su cartera es otra opción interesante.

  1. No hay que venderse demasiado barato: La tentación de bajar precios en un mercado tan competitivo es habitual, pero acaba repercutiendo de forma negativa. En lugar de bajarlos precios, hay que trabajar más. Una recomendación podría ser que el hecho de asustarse ante la falta de ventas, podría orillarnos a cometer errores en ese sentido. La fijación de los honorarios y precios debe estar en función de lo que realmente se ofrece. En un mercado como este, hay que posicionarse con unos servicios de calidad porque, al final, es lo que la empresa demanda: un buen servicio, saber escuchar mucho, ofrecer aquella solución que busca el cliente y tener un buen equipo profesional.

Podemos concluir que las empresas tienden a reducir personal y empezar a buscar proveedores externos de servicios (consultores) sean estos informáticos, de contabilidad, compras, fuerzas de venta, etcétera.

Las épocas de incertidumbre son una oportunidad ya que las empresas se quedan cortas y, sin embargo, necesitan vender más. El resultado es que tienden a confiar en estas consultorías para captar clientes.

Lo hacen porque esos equipos subcontratados les salen más baratos que los suyos y funcionan con frecuencia en base a resultados. Esto significa que la empresa externa cobra según el nuevo negocio que obtenga.

.
.

Leave a Reply