Home > Columnas > Guatemala al rescate 95
NUEVO

Durante las últimas semanas, he escrito acerca de los partidos políticos, el Congreso de la Republica y la gobernabilidad, temas que de una u otra forma están muy vigentes en nuestro país y que, producto de las investigaciones que ha iniciado CICIG y el Ministerio Publico, han dejado al descubierto una multiplicidad de delitos que se venían cometiendo en cada evento electoral, por parte de los autonombrados líderes, o de los  dirigentes que respondían a  negocios oscuros o a relaciones con criminalidad organizada en algunos partidos políticos; producto de esas investigaciones hoy se encuentran detenidos algunos ex diputados, ex funcionarios, empresarios,  por financiamiento ilícito y por otros delitos.

Todo esto obliga, sin lugar a dudas, a que se inicie una reforma a fondo de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, la mayoría de los guatemaltecos  quiere un recambio pero, cómo empezar ese recambio cuando los partidos políticos han tenido propietarios que deciden quienes, como y cuando van de candidatos y normalmente seleccionan a  las personas que más les conviene a sus intereses,  como va a ser posible de esa manera  un recambio cuando la ley les permite a los mismos  reelegirse, sin ningún problema, todas las veces que quieran o las veces que puedan; hoy se rasgan las vestiduras aquellos que llevan tres, cuatro o cinco  periodos en el congreso  cuando ellos son corresponsables de todo  lo que ha sucedido.

Considero oportuno que en una nueva reforma a la ley electoral, debe ser discutida y debatida seriamente, y considerar que, tanto diputados como alcaldes, solo puedan ser reelectos por no más de dos periodos consecutivos, dejando uno de por medio para poder  volver a reelegirse, esto permitiría que se diera una renovación obligada para optar a esos cargos y no permitiría que diputados o alcaldes  se mantuvieran por muchas décadas dentro  del congreso o de las corporaciones municipales, como de hecho ha sucedido.

Abrir el evento electoral para que los comités cívicos  puedan, además de proponer candidatos a alcaldes, proponer  candidatos a diputados, esta medida política podría re oxigenar el sistema político sin lugar a dudas y a la vez forzaría a los partidos políticos a trabajar fuertemente para poder contrarrestar el peso político de los comités, especialmente en el área rural, sí, que podríamos tener problemas en algunos departamentos en donde pudieran participar personajes relacionados con el crimen organizado, es muy cierto, pero esta parte está directamente relacionada con la responsabilidad de la  población a la hora de ejercer el voto, y de hecho esto  también sucede en los partidos políticos en cada evento electoral.

De igual manera con el pago de la deuda política, los partidos deben de implementar los  institutos de formación política, el objetivo, que sus militantes puedan ser formados  en relación a su ideología, a los principios éticos partidarios,  en la  elaboración de planes de gobierno, y en la formación de futuros  funcionarios, esto permitiría a los partidos contar con  planes de gobierno, así como  con cuadros calificados a la hora de ganar las elecciones.

La responsabilidad de la reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos está en manos del Congreso de la Republica, los guatemaltecos queremos saber quién llega por el listado nacional  a representarnos  al congreso, queremos poder exigir al diputado electo por nuestro distrito  que  trabaje para la comunidad, queremos parlamentarios responsables  sin nexos con la criminalidad organizada, con mafias o con  empresarios deshonestos, queremos, en general, diputados honrados y que trabajen para el país

GUATEMALA NECESITA DE SUS MEJORES HOMBRES Y MUJERES PARA RESCATARLA.

.
.

Leave a Reply