El Siglo

La princesa japonesa que renunció a la corona por amor

La princesa Mako, nieta del emperador Akihito de Japón, dejará de ser parte de la dinastía más antigua del mundo para casarse con un plebeyo, comunicó este miércoles la cadena japonesa NHK.

A sus 25 años, la princesa se comprometió con Kei Komuro,su compañero en la universidad de Tokio, residente de la localidad de Yokohama.

De acuerdo a los protocolos que rigen la casa imperial nipona, establecidos en 1947, las mujeres no pueden aspirar al trono del Crisantemo y pierden el estatus de realeza al contraer matrimonio.

Del prometido de la princesa se saben pocos detalles: que tuvo una infancia marcada por la muerte de su padre y fue criado por su madre y su abuelo y que, al igual que Mako, toca el violín y disfruta de la buena cocina.

La tradición dicta que Mako debe recibir una indemnización, cuyo monto es determinado por el estado, por la pérdida de su título y que como ciudadana común deberá pagar impuestos.

Como antecedente, cuando la hija del emperador Akihito, Sayako Kuroda, contrajo matrimonio en el 2005 se le pagó una cantidad en yenes equivalente a poco más de un millón de dólares.

Antes de que el compromiso se hiciera público la segunda en línea al trono del Crisantemo había aparecido en actos oficiales de la casa imperial, como la celebración del 80 aniversario de la llegada de los inmigrantes japoneses a Paraguay.

Mako es la hija mayor del príncipe Akishino, segundo hijo del emperador y segundo en la línea sucesoria al trono del Crisantemo tras el príncipe heredero Naruhito.

Con información y foto de: Univision

.
.