Home > Editado para la historia > El Cementerio General
Cementerio General

Este camposanto a través de la historia ha estado asentado en tres lugares de nuestra capital, atrás de Catedral en 1770, en el Parque Gómez Carrillo en 1779 y el penúltimo que estaba situado muy cerca del Hospital San Juan de Dios. Cementerio General

El presidente Justo Rufino Barrios emitió el acuerdo No. 190, con fecha 11 de julio de 1876, con el cual se autorizaba la construcción de una nueva necrópolis debido a una sobrepoblación alarmante. En 1877 los doctores de la Facultad de Medicina y Farmacia José Monteros, Nazario Toledo y David Luna fueron nombrados para recomendar el lugar más apropiado y se consideró el Potrero El Zapote; esta compra, ignoramos el porqué no llegó a concretarse, pero eso sí sabemos que en 1878 se adquirió la finca Potrero de García antes Los Guayabales y su construcción dio inicio en 1880.

El día 1 de julio de 1881, el primer cortejo fúnebre que se realizó en este camposanto fue el del señor Ignacio Zamora, originario de Sololá, aunque es de hacer notar que ese mismo día también se sepultó a dos niños. Dentro del hoy cementerio General se pueden observar mausoleos que son verdaderas obras arte y que se han convertido en monumentos dedicados a personajes que han sobresalido en nuestra historia y grandes panteones de familias pudientes de la época. Mausoleo imponente de la familia Castillo que su construcción se le atribuye al escultor Rafael Rodríguez Padilla, quien fuera fundador de la Escuela de Bellas Artes, la cual lleva hoy su nombre.Cementerio General

Se puede apreciar el aporte de la Colonia China que embellece la necrópolis con su arte ancestral. En este bendito cementerio yacen personajes descollantes de nuestra historia, presidentes, literatos, deportistas, músicos, pintores, militares y una especial gama de hombres que con sus actitudes positivas o negativas están en un punto toral de nuestra historia. Actualmente la sobre población lo mantiene en un total abandono y la falta de vigilancia no es ajena a este lugar de reposo y nos es raro oír comentarios sobre asaltos en sus calles y avenidas a pesar de su apacible ambiente que es de cierta tranquilidad.

Leave a Reply

Doce − cuatro =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com