Home > Columnas > Electrificación, Modernidad y Educación

Electrificación, Modernidad y Educación

NUEVO

Los artículos  118, 119, 125, 127, 128 y 129 de la Constitución Política de la República, establecen las obligaciones del Estado en términos del desarrollo económico de la nación, así como del aprovechamiento de los recursos naturales no renovables, el agua y la electrificación a nivel nacional.

En cumplimiento de tales mandatos, la administración del Estado, o sea los gobiernos de turno, han procedido en su momento, entre otras acciones, a dar seguimiento efectivo a la electrificación del país que se declara de urgencia nacional. Electrificación que significa la dotación de energía eléctrica, en términos de satisfacer la demanda aun no atendida y que ha tenido avances, por ejemplo, a lo largo del período transcurrido a partir del año 2000. En este año la cobertura, como índice de electrificación con relación a la población, era de un 74%; ya en 2010 se situaba en 83% y el 2012 terminó cerca  del 85%. Por departamento, tenemos electrificación hoy, Guatemala rebasando el 97%, Quetzaltenango cerca del 90%, Escuintla 82%, Petén 65 %, Alta Verapaz  en un 45%. (Este a pesar de ser muy rico en fuentes fluviales).

Lo anterior muestra que la mayor cobertura, guarda relación directa con el grado de urbanización que rebasa el entorno rural, este con economías locales precarias, ausencia o deficiencia en agua potable, caminos no accesibles en todo tiempo y alejamiento de facilidades como centros de salud, escuelas, sistemas de riego y actividades productivas, todos altamente dependientes de  la disponibilidad de transmisión y distribución de energía eléctrica. Consecuentemente, la continuada ampliación de la red eléctrica nacional interconectada, va permitiendo mayores avances en electrificación rural. Acá hay pros y contras, pues la llegada de la electricidad a la población trae cambios en el modo de vida: la señora cuya vivienda ya ha sido conectada dice “ahora voy a enganchar refri y voy hacer heladitos para vender a los vecinos pero también engancho tele y una buena plancha”.

El camino de las clases medias, acercar el bienestar…Otros casos son”fregado que para poner luz a mi casa, me dieron listado de materiales que hay que comprar, pero jodido que sale caro y el maíz todavía no se ha vendido ¿no será que el gobierno puede ayudar pues?”. He aquí, realidades del paso a  la incipiente modernidad en el camino del desarrollo y que otros países en Latinoamérica han sabido superar. Por lo mismo, hoy alcanzan mayores índices de electrificación, Brasil, Chile y Colombia.

Cobra relevancia, lo expresado años ha, por la dirección del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en cuanto a que “la productividad es una de las áreas más importantes…y el fundamento (de la misma) pende de la calidad de la educación, la flexibilidad de los mercados laborales, las inversiones en ciencia y tecnología

¿Y Guatemala, cómo pinta en esto? Pues insistir en más y mejor educación, a la par de promover más inversión y electrificación, caminos hacia el trabajo y empleo más productivo y mejor remunerado.

.
.

Leave a Reply