Home > Mirilla indiscreta > Cuidado… arenas movedizas
I. Guille

Cada semana, me pasa lo mismo, la intención de hacer una crónica, compartida con las opiniones de mis invitados, que recoja con el tiempo, las incidencias de esta particular y medio siniestra historia de nuestro país, se ve frustrada, frente a una realidad que rebaza incluso la pretensión de narrarla con alguna lógica.

.

Relatar los hechos en nuestro país resulta más complicado que tomarle una fotografía a un fantasma, porque aunque lo logre, siempre estará en duda, si la toma es cierta o es mentira

Nada se puede asegurar hoy, que no se transforme en pocas horas, en un hecho incierto, negado, o controvertido.

Se está gestando en el país un nivel de contradicciones, temores, incertidumbre y confrontación, que partiendo de un propósito de enmienda sociopolítica, ha derivado en un espacio desértico lleno de arenas movedizas que en cuestión de segundos, hacen desaparecer cualquier intento de expresar disidencia, para quién no tenga el plano secreto, la simpatía y adhesión a la ruta planeada, aprobada, impuesta  y salvadora, del peligro serio y cierto de ser tragados, por aquellas arenas movedizas, que para despistar a los que no caminan, o no se atreven a caminar, parecen piso sólido y confiable.

Hay de aquel que denuncie aquellas arenas peligrosas, que nadie quiere ver o se hacen los disimulados para que no los empujen a pisarlas, o prefieren formar parte de los otros que en la historia del país, prefirieron meterle la lanza al caballo y no al jinete, aunque fuera evidente que se trataba de dos seres diferentes.

Enfrentarse al Caballo y no al jinete, encubre cierto grado de cobardía y evidente temor. Pasó por valiente porque enfrentó al animal, haciéndose el ¨papo¨ como decían nuestros ancestros o los babosos como diríamos nosotros, sabiendo exactamente donde se encontraba la verdadera cabeza.

Lo delicado de esta situación, es que anula la contradicción y el sano debate de ideas y propuestas, dando origen a una nueva clase de actores de ocasión, en una degradante posición de Oportunistas, que en sintonía con el poder imperante, y no  estoy hablando ni del gobierno ni del Estado  Guatemalteco, se afilian al alero dominante, lo defienden y lo glorifican, sabiendo que les compra un pase privilegiado para estar en la celebración de los que se creen ganadores, en el humillante papel de servidores con chance.

Recuerdo a un viejo abogado, que me decía – cómo han cambiado los tiempos don Edmundo –  El reconocido profesional me llamaba la atención sobre ciertos valores que privaron siempre en la naturaleza jurídica de todos los procesos. -Civiles o penales- me afirmaba.

– La verdad procesal no puede fundarse en el falso testimonio, y el testimonio no se puede fundar en un testigo inmoral que legitime la mentira don Edmundo…Los llamados testigos protegidos cuando no tienen la idoneidad de su propia vida, que garantice la fortaleza moral de su testimonio, es una aberración parecida, a darle validez al testimonio de un demonio en un juicio que cuestione la santidad…- me afirmaba con énfasis. -Me recuerda los juicios de las brujas de Salem, una aldea a 30 kilómetros de Boston en 1692 donde se ofrecía la salvación de la hoguera, frente a la aceptación del supuesto delito de hechicería, que imputaban, como parte de  un público enardecido, dos menores que aparentemente caían en trance de posesión diabólica, frente a la acusada, señalándola como responsable de aquella frenética e  incontrolable conducta y desde luego de ser bruja, delito que estaba penado con la muerte  – me ilustró con aquel recuerdo. – aquella barbarie paró, hasta que un magistrado cuerdo, siendo Gobernador de la Colonia,  prescribió que los testigos que fueran falsos pagarían también con la hoguera si se demostraba que mentían… le cuento don Edmundo que aquellos ¨trances endiablados¨ desaparecieron como por encanto de manera paulatina. Durante la cacería de brujas fueron incautadas todas sus propiedades y jamás, no obstante haberse suspendido los juicios, y haberlas declarado inocentes,  les fueron devueltas. Los Jueces frente a la realidad de lo desventurado de sus fallos, atribuyeron al Diablo, la falta de memoria de quienes se negaron aceptar los cargos. Siempre el Diablo don Edmundo…Siempre la virtud, en contra de la perversidad… siempre los buenos aplastando a los malos…hasta el momento en que cambian las condiciones y los verdugos…terminan condenados – don Edmundo…pero ¿quién repara los agravios?… Nadie don Edmundo…nadie

-Imagínese usted- continuó – en nuestro medio judicial el acusado, buscando demostrarle al juez, su historia de vida, presentando certificaciones de carencia de antecedentes penales, de antecedentes policíacos, a veces, de impoluta conducta en el transcurso de su vida, frente al testimonio del delincuente confeso y muchas veces sentenciado, que a cambio de una retribución concreta afirman que el sindicado es culpable del delito que le imputan…Y el juez, le da validez al testimonio, posiblemente falaz, pero nunca idóneo de aquel sujeto, premiado por la declaración, que permite al juzgador limpiar la conciencia de un fallo injusto y sin principios propios- insistió en los argumentos que de acuerdo a su opinión han deformado groseramente, el principio de inocencia, del debido proceso, y  la sentencia justa.

En los procedimientos de hace pocos años, don Edmundo- existían las llamadas ¨tachas¨, mediante las cuales usted podía invalidar el testimonio de una persona que no acreditara formalmente su impecable conducta para ser testigo… Era al revés don Edmundo… el que tenía que presentar ausencia de antecedentes penales, policíacos y de cualquier tipo, era el testigo…como debe de ser…ahora resulta que el que tiene que demostrar que es inocente, es el sindicado, no al contrario, como lo prescribe la ley. El principio universal y que recoge nuestra Constitución Política de la República y que prescribe: Artículo 14.  Principio de Inocencia y publicidad del  proceso. Toda persona es inocente, mientras no se haya declarado responsable judicialmente, en sentencia debidamente ejecutoriada. Ejecutoriada quiere decir que ya no esté pendiente de ningún recurso que impugne la sentencia… Ahora- don Edmundo- pareciera en la aplicación de nuestro derecho procesal penal, que se recurre, como norma inexistente, a la que diría: ¨Todo sindicado es culpable hasta que no demuestre lo contrario¨…Una aberración don Edmundo que comienza a deformar parte de nuestra cultura jurídica y lo más grave, que es aceptada y aplaudida progresivamente por el sistema-

Y eso don Edmundo que sólo le estoy abordando uno de los elementos de bulto que se notan y deforman la posibilidad de confiar en que se está estableciendo un sistema de justicia que garantice.

Situación mi querido amigo, seriamente cuestionada por que se está instalando en el país un sistema que en la doctrina se le denomina Derecho Penal del Enemigo producto del planteamiento de una jurista alemán llamado Gunther Jacobs, y que riñe con la naturaleza de nuestro derecho garantista calcado en nuestra Constitución Política de la República, y cuya esencia radica en poner al ser humano como el centro de toda nuestra normativa constitucional.

El ataque a las torres Gemelas, puso de moda el modelo de esa Teoría de Jacobs, para poder generar unas normas que hacen de los sujetos sindicados por algún motivo, enemigos de la sociedad, de primera intención y reducen su derecho a un rango inferior frente a la esencia represiva de ese tipo de enfoque jurídico, de origen anglosajón, lejano a nuestras raíces romanas y españolas fuente de nuestra normativa- me ilustraba el reconocido jurista.

La llamada Patriot Act, suscrita por el Presidente Bush hijo, después del atentado del 11 de septiembre para combatir el terrorismo que conmovió a la sociedad estadunidense, le dio vida a esa concepción del Derecho Penal del Enemigo, del jurista Jacobs, ya que abrió un nuevo capítulo en las relaciones nacionales como internacionales para la consideración del terrorismo y su destrucción en cualquier lugar de la tierra, que amenazara la seguridad de los Estados Unidos de América- Continuó con su ilustrada interpretación de la irradiación de ese tipo de concepción jurídica, especialmente en el Derecho Penal y Procesal Penal.

Jacobs, lo había planteado recién en 1986, así que su surgimiento no está asentado en la tradición doctrinaria de nuestro propio Derecho – insistía en fundamentar su análisis comparativo con la aplicación de esa concepción en la Jurisdicción guatemalteca.

-La muerte de  Osama Bin Laden, en Paquistán, en una operación clandestina, nos da la dimensión de esa visión extraterritorial. El bombardeo reciente en Siria y el uso de la madre de todas la bombas en Afganistán, nos confirman esa visión don Edmundo…Y no olvide usted que nuestra región, por eso la creación de ese concepto de Triángulo Norte, nos define como la zona más peligrosa del mundo para la seguridad interna de los Estados Unidos de América, por la suma de todos las enfermedades institucionales  que se nos acreditan: Narcotráfico, migración ilegal y peligrosa por la corrupción posible en la acreditación de terroristas con documentos nacionales, la corrupción en sí misma que facilita todos los otros vicios que afligen sus criterios de seguridad, trata de seres humanos y falta de un Estado de Derecho que garantice la viabilidad y la certeza del desarrollo nacional, la debida participación de los sectores productivos en las cargas tributarias para fortalecer las prestaciones del Estado. En fin, somos algo así como un Estado paria, y en constante vigilancia y desde luego control, al que nosotros le hemos denominado intervención, mi querido amigo –concluyó esa parte del análisis

-Esa situación don Edmundo, nos puso en esta encrucijada que nos tiene en ese desierto lleno de arenas movedizas y que nos hace reflexionar en el sentido de pensar que son tres elementos social, política y jurídicamente los importantes en el análisis para proponer y buscar la solución que se nos está haciendo interminable y que cada día en lugar de florecer, debilita por inanición una posible solución- concluyó como alistando una propuesta.

Ya preparado el terreno, el experimentado jurista me enumeró lo que consideraba un diagnóstico y una dinámica propositiva: 1) Está surgiendo una nueva clase dirigente cuyo signo de identidad es el OPORTUNISMO, y que con gran facilidad saltan a la palestra de los medios de comunicación masiva, como destacados opinólogos, cuyo monopolio de esos espacios nublan el juicio crítico de la población. O Por lo menos, evitan la difusión de criterios divergentes. 2) se está consolidando la aplicación del Derecho Penal del Enemigo de Gunther Jacobs que es contraria a toda nuestra legislación constitucional y procesal y lo grave es que esas violaciones poco les importa. No obstante, que está consolidando una aplicación contraria a los  principios universales, como los  de  presunción de inocencia, debido proceso y sentencia justa. 3) Es evidente y creciente la polarización de la sociedad y retorno innecesario y peligroso a la ideologización de las posiciones, regresando a las fuentes de origen del enfrentamiento armado interno, al que nos indujo la guerra fría, producto de la Confrontación de la Unión Soviética y los Estados Unidos de América  4) Ya no se puede ocultar el debilitamiento institucional y ausencia de proyecto de reconstrucción política

5) La incertidumbre por la ausencia de una Política de Estado que concite la participación consensuada de todos los sectores, ha favorecido el  crecimiento exponencial de la delincuencia común, al parecer en connivencia estratégica con el crimen organizado que se hace sentir y establece territorios de soberanía delincuencial mediante cotidianas agresiones criminales, asaltos, extorsiones, sicariato con control territorial, atacando directamente a toda la sociedad  propiciando una sensación de anarquía e ingobernabilidad que atenta en contra de la cohesión social 6) Aunque se niegue, se percibe una progresiva paralización del gobierno en todos sus frentes, contribuyendo a la contracción  de la economía y ausencia de obra pública, estafando a quienes habiendo entregado sus obras, no les quieren pagar y negando una definición de inversiones racionales que dinamicen la alicaída dinámica que provoca la inversión pública, asumiendo decisiones estratégicas que contribuyan a  sobreponernos frente a la crisis y frenar el insoportable desempleo  7) Aunque también se niegue, se ha instalado una ausencia creciente de inversiones nacionales y extranjeras, que se fugan a otros países como Nicaragua -para mayor contradicción- por la incertidumbre que genera la ausencia de una política nacional y regional que garantice la certeza jurídica que reclaman naturalmente las inversiones, en lugar de dar la impresión que somos una trampa para despojar los recursos de quienes se atreven a escogernos.

En esas condiciones se hace imposible  reanimar  nuestra economía. por ausencia de ese marco jurídico y político y de  un modelo confiable de desarrollo 8) Hasta este momento, como respuesta a las nuevas condiciones que nos impone la estrategia política y de seguridad que viene del norte, no se ha privilegiado una política centroamericana que asuma que la integración urgente de políticas y decisiones comunes de los países que integran el sistema de la integración centroamericana (SICA) se presenta como la única opción para dinamizar una nueva visión de desarrollo nacional y regional. Considerar la suscripción de un nuevo tratado. Para el caso, Esquipulas III.  Como alternativa centroamericana  para un renovado compromiso en un modelo de desarrollo económico para toda la región, que incluye a República Dominicana por ser miembro del SICA. 8) Con igual urgencia hay que promover un Pacto Nacional que defina el papel del Organismo Legislativo, Judicial y Ejecutivo, en un marco de respeto constitucional e institucional que marque un punto de partida para garantizar su ejecución. O finalmente se decida, de una vez por todas,  una reestructuración política del Estado de manera concreta y definitiva para evitar la incertidumbre que genera la impresión de un Estado Fallido.  9) La agonía de las Instituciones del Estado debe terminar por la vía de su depuración definitiva o el respeto a su propia institucionalidad para reconstruir de manera consensuada y sin vetos, la institucionalidad democrática del país. Lo único que no se puede hacer, es darle cobijo al estímulo  del oportunismo, como fase inicial del entreguismo incondicional- mi respetado don Edmundo – Los acomodaticios transparentes por no traslucir un mínimo de dignidad y respeto por nuestros valores fundamentales… no deben constituirse en la nueva clase dirigente… mi apreciado amigo…- hizo una pausa reflexiva – no es lo que se merece nuestro país- terminó el frondoso y apabullante mensaje que consumió todo mi tiempo.

Me retiré de su oficina, con una imagen clara del desierto y sus arenas movedizas. Si el pánico lo hace quedarse inmóvil, se fastidió, porque lo cocerá el sol…si se aventura a caminar sabiendo cual es el destino…correrá un riesgo, pero al final, si sobrevive, vale la pena… si camina teniendo el mapa que le dieron para no correr peligro, corre el riesgo más terrible en el desierto…convertirse en culebra.

.
.

Leave a Reply