Home > Columnas > Paseo entre las nubes
NUEVO

Todas las carreras en las que he participado tienen un significado especial, algunas son muy demandantes, otras son tan breves como un suspiro, muchas me han dejado sin aliento pero todas me han invitado a continuar corriendo, a nunca darme por vencido y a subir la barda de mis aspiraciones.

.

El domingo pasado, 23 de abril mi guía Mario  Bermúdez y yo, decidimos participar en la II carrera “Reto de los campeones””, organizada por “Atletas de Mixco”, como parte de nuestra preparación para la Media Maratón Internacional de Cobán que se realizará en el mes de mayo próximo.

Iniciamos la carrera en el parque central de Mixco, quince minutos antes que el resto de participantes, como consideración por ser el único atleta con discapacidad visual; unos 300 metros después de iniciado el recorrido empezamos el ascenso, Mario me comentó que veía una cuesta bien pronunciada pero no me preocupé, continuamos subiendo durante unos 20 minutos y la referida cuesta no daba indicios de terminar, el último tramo lo hicimos caminando porque nos faltaron las fuerzas y estábamos cansados;  terminamos de subir en aproximadamente una hora en la que recorrimos apenas 4 kilómetros, convirtiéndose esta en la cuesta más pronunciada y más larga que hemos subido;  luego el terreno se volvió más amigable con nosotros y con nuestras piernas, los siguientes 5 kilómetros eran de terracería y pudimos apretar el paso y recuperar un poco el tiempo perdido en la extensa subida, sin embargo hallamos algunos tramos con mucha piedra suelta lo que nos hizo bajar de nuevo el paso para evitar una lesión;  a pesar del terreno tuvimos la dicha de correr por caminos poco transitados en donde se respiraba aire infinitamente más puro que el de la ciudad, los árboles y la vegetación  hacían que soplara un viento refrescante que nos brindó un segundo aire.

La parte final de la carrera la hicimos sobre asfalto desde San Lucas Sacatepéquez hasta el parque de Mixco, terminando la carrera en el mismo lugar en donde había empezado. Aquella cuesta nos llevó a dar un paseo entre las nubes y el recorrido fue una odisea en la que atravesamos un lugar muy parecido al paraíso, muy cerca de la ciudad capital en donde vivimos.

.
.

Leave a Reply