El Siglo

Simplificar una solución para mejorar la competitividad

Por: Fernando A. Marín

Los largos trámites administrativos son engorrosos, implican esperar entre largas filas, incluso de horas, para realizar una diligencia ante las distintas entidades del Estado. El tiempo es un recurso valioso y limitado como para perderlo en esperas innecesarias. La centralización implica que las personas deben movilizarse grandes distancias para acudir a un lugar en donde puedan realizar sus gestiones y autorizaciones. Suma, también, el tiempo que se necesita para preparar los documentos a presentarse ante las ventanillas.

La población en Guatemala es joven, la oferta de empleo no cubre la demanda, entonces ¿por qué no hacer que los procedimientos para abrir un negocio y pago de impuestos sean más sencillos? De esa manera se está fomentando la formalidad en los emprendedores, que resulta en poder obtener indicadores más certeros para estudiar la productividad en el país. Simplificar los trámites administrativos representa una ventaja competitiva.

Según los datos del Doing Business, del Banco Mundial, para el 2017, para la apertura de un negocio en Guatemala se deben llevar a cabo 7 procedimientos, el tiempo aproximado del trámite resulta de 19.5 días, los costos representan el 24.1% del ingreso per cápita, y el capital mínimo pagado representada un 17.2% del ingreso per cápita. De igual forma, los datos respecto del pago de impuestos muestran que se hacen 8 pagos anuales, a los que se dedica el tiempo de 256 horas y se paga una tarifa del 35.2 de la operación anual.

En comparativa con otros países de la región: El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Belice, para la apertura de un negocio en el número de procedimientos Guatemala ocupa el 3º lugar, en tiempo el 5º, en costo el 3º y en capital mínimo el último. De igual forma, en la comparativa en el pago de impuestos, si bien Guatemala es quien menos frecuente debe realizar los pagos a la Administración Tributaria, es en donde estadísticamente más tiempo (anual) se invierte en pagar impuestos.

Este tiempo representa que para cada pago de impuestos hay que invertirle 32 horas, promedio. A diferencia de los otros países en donde cada pago no representa más de la inversión de 15.1 horas, menos de la mitad de lo que se invierte acá, la estadística más baja es de 4.66 horas por pago. Lo que evidencia lo complejo que es la preparación de los documentos y el pago de los impuestos en el país.

El Banco Mundial ha propuesto ciertas mejoras como eliminar el capital mínimo, como sucede en Costa Rica, Panamá, Honduras y Nicaragua. Así como no tener que publicar de forma escrita la conformación de una sociedad, que puede solucionarse con sistemas electrónicos. Con ello mejorar los índices en apertura de empresas. De igual forma, es necesario hacer menos complejo el pago de impuestos. Si bien hay avances en estos aspectos, todavía queda mucha brecha por recorrer.

.
.