Home > Columnas > SAT: ¿Terrorismo fiscal?
NUEVO

Los empresarios en Guatemala están aterrados con la SAT (Superintendencia de Administración Tributaria) por las arbitrariedades que comete esa entidad en complicidad del Ministerio Público.  Pareciera que la consigna es meter presión y miedo con tal de recaudar más. 

No es justo que una empresa tenga que ser responsable por la de sus proveedores.  Así es, si usted le compra a un proveedor y este no cumple con sus obligaciones tributarias o bien le entrega facturas pero él no paga el IVA (Impuesto al Valor Agregado) y tiene anomalías en su contabilidad, el responsable es usted por haberle aceptado esa factura.  ¿Por qué es responsable esta empresa si el culpable es el proveedor?  Porque para la SAT es más fácil fiscalizar a pocas empresas que son las principales que a miles de pequeñas empresas.  ¿A cuenta de qué una empresa debe responsabilizarse de lo que hagan las otras que me proveen?  No es correcto ni justo.  Estamos culpando a gente que cumple con sus obligaciones tributarias por lo que otros hagan o dejen de hacer. 

Pues bien, esto le ha pasado a muchas empresas, especialmente a las exportadoras de café y cardamomo que están siendo chantajeadas por la SAT por el tema de la devolución del IVA principalmente debido a que a los de la SAT se les ocurrió culparlas y responsabilizarlas por las irregularidades de sus proveedores.  ¿Es justa y correcta esta actuación o más bien es un chantaje de parte de la SAT?

La semana pasada le tocó a una de las más importantes exportadoras de cardamomo del país, CARDEX, S.A.  La extorsión consiste en considerar “simulación” el haber recibido facturas de proveedores que incumplen con sus obligaciones tributarias.  Pero como la empresa es la responsable se les acusa de cometer esta “simulación” que significa fraude y es un asunto penal, no comercial.  El tema es que este nuevo “delito fiscal” denominado “simulación” da mucho qué hablar y será tema de otro artículo.  ¿Por qué?  Porque de esa manera acusan a la empresa penalmente con la consecuencia que el que va a parar a la cárcel es el representante legal.  El mensaje es: ¡O pagas o te meto a la cárcel!  Antes que esto pase, con justicia o sin ella, las empresas pagan.  Se paga por temor, no porque sea lo correcto.  Esto es lo preocupante, el Gobierno a través de la SAT utiliza la fuerza y el chantaje para meter a la cárcel a quienes arriesgan lo suyo y crean riqueza en el país.

No dudo que existan algunos casos en los que exista fraude pero no puede generalizarse y debe investigarse individualmente.  A la fecha existen más de 30 empresas exportadoras de café y de cardamomo en una situación similar a la de CARDEX, S.A., es decir, la mayoría de empresas del sector exportador de café y cardamomo están en riesgo.   Y si a esto sumamos que a la fecha el Gobierno debe aproximadamente tres mil millones de quetzales en concepto de devolución del IVA lo que me viene a la mente es que la intención de la SAT es apropiarse de ese IVA y no devolverlo aunque tengan que usar el terror para lograrlo.

El problema que pocos entienden es que los exportadores de café y cardamomo no cobran IVA cuando exportan pero si lo pagan cuando lo compran a sus proveedores.  Por lo tanto generan un crédito fiscal, es decir, han pagado más de lo que han cobrado y el gobierno debe devolverle esta diferencia en forma inmediata.  Hasta aquí debe llegar la responsabilidad del exportador. 

El resultado de todo este caos es que ya se fueron del país algunas empresas, otras se preparan para irse, las inversiones han disminuido y nadie quiere venir a un lugar donde no priva el Estado de derecho y cualquier empresario puede terminar injustamente en la cárcel.

.
.

Leave a Reply

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com