Home > Pulso > Seguridad Industrial: aplicación de procesos para minimizar los riesgos de la industria

Seguridad Industrial: aplicación de procesos para minimizar los riesgos de la industria

Seguridad Industrial

Por: Lic. Rafael Flores

.

La Seguridad Industrial: Un proceso de educación continua.

En Guatemala existen un reglamento de Seguridad e Higiene en el Trabajo, siendo ésta regulada por el departamento de Seguridad e Higiene del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), pero, lamentablemente, no se le da la debida importancia. En el año 2016 fue publicado en el Diario de Centroamérica el Acuerdo Gubernativo No. 33-2016, el cual contiene las modificaciones al Reglamento de Salud y Seguridad  Ocupacional (Acuerdo Gubernativo 229-2014), mismo que entró en vigencia el 13 de febrero de 2016. Este establece la obligatoriedad de las empresas de contar con un Comité de Salud y Seguridad Ocupacional. En caso que las empresas cuenten con menos de 10 personas, se deberá contratar a un monitor que tendrá a su cargo la gestión preventiva de riesgos laborales. Este acuerdo está orientado a la protección de la salud del trabajador, pues establece reglas para la manipulación manual de cargas, niveles mínimos de iluminación, establecer un ajuste a las jornadas de trabajo por exposición al día en los lugares de trabajo cuyos niveles de presión sonora sean superiores a los 85 decibeles, el uso del equipo de protección personal, reglas de manipulación de alimentos en áreas de trabajo, etc.

Este Acuerdo, deja de ser funcional, si al empleado no se le da la debida capacitación y orientación en sus lugares de trabajo. La licenciada Marlene Manchamé, especialista en el área de Seguridad Industrial, indica que la capacitación constante al personal es vital para poder prevenir accidentes en los lugares de trabajo. Con la correcta inducción al empleado, se puede convertir en hábito el uso de su equipo de protección.

“En Guatemala, aún no hay una cultura de Seguridad Industrial como tal, aunque por el efecto de la globalización varias constructoras ya está haciendo que las empresas formen esa cultura con sus empleados”, indica la licenciada Manchamé. “Se debe tener muy claros los conceptos básicos de costos y gastos, ya que las empresas, con tal de no ver reducidas sus utilidades en sus proyectos, prefieren no gastar en los equipos necesarios de protección, elevando el riesgo de accidentes laborales, sin ponerse a pensar que la simple suspensión de un trabajador, les generará mucha más pérdida por el tiempo perdido y lo dejado de ejecutar que el haberle proveído del equipo mínimo de protección”, acota.

“Hay que tener claro que la contratación de un seguro que ampare pérdidas por accidentes, tanto laborales como industriales, no es lo mismo que tener bien establecido un programa de Seguridad e Higiene Industrial en las empresas. Un buen programa de seguridad industrial va a minimizar el riesgo de accidentes laborales, mientras que un programa de seguros minimizará las pérdidas originadas por dichos eventos, eso sin contar con el tiempo valioso que se pierde en realizar las investigaciones, ajustes y negociaciones para poder pagar dichas pérdidas”. “Al hablar de un promedio del costo de la seguridad industrial, es imposible determinarlo, ya que dependerá de qué tan complejo es el riesgo a minimizar. Puede ser desde un simple riesgo de tipo hogareño hasta un enorme complejo industrial, minero, hidroeléctrico, ingenios, etc.”, termina diciendo.

Podemos concluir que la seguridad industrial como toda ciencia no es algo estático, sino más bien dinámico. Estadísticamente se sabe que casi 9 de cada 10 accidentes que ocurren en el lugar de trabajo pueden prevenirse, y es por ello que en la mayoría de los casos es de importancia crucial tener conocimiento acerca de cómo prevenir el riesgo de un accidente.

La corrección de las fallas humanas o actos inseguros depende de la mejora de los procedimientos técnicos, rediseño de los equipos, instalación de resguardos, etc.; de la capacitación, educación y motivación, para que se observen los procedimientos prescriptos, de la dirección del personal o de la aplicación de tácticas gerenciales para lograr que un trabajador se ajuste a las exigencias de la seguridad y obedezca a las reglas, utilizando métodos de persuasión y de la advertencia y sanción cuando sea necesario. La corrección de las condiciones inseguras depende de la evaluación de los procesos u operaciones, eliminando o sustituyendo substancias peligrosas por otras inocuas cuando esto sea posible, así como del diseño y desarrollo de dispositivos y métodos de control para el proceso establecido.

.
.

Leave a Reply