Home > Columnas > ¿Miente Trump?
NUEVO

En una nota publicada el 13 abril en las redes sociales, el embajador Todd Robinson afirmó que “Cualquier esfuerzo para causar discordia entre nuestros gobiernos, no dará resultado”, haciendo referencia a una carta cursada por Claus Marvin Mérida -por la que fue destituido como embajador en el tema de migrantes- al senador estadounidense Michael Lee, en la que de manera muy acertada, criticó al embajador por considerar que se ha extralimitado en sus funciones, y solicitó que se investigue el uso de los recursos del Departamento de Estado por la agencia USAID, para financiar organizaciones de izquierda en Guatemala.

.

No conozco a Mérida, pero justo es reconocerle el mérito de ser el único funcionario de la Cancillería que ha hecho llegar una queja a un senador –independientemente de que le corresponda o no hacerlo-, al respecto del ideologizado desempeño del embajador Robinson, con su consecuente y notorio perjuicio para nuestro país.

Robinson debe comprender que él no es los Estados Unidos, si bien representa a su país en el nuestro; por eso, debe tener claro que las críticas son contra él, y no contra su país, como lo malinterpretó en las redes sociales. No veo en la misiva deMarvin Mérida ninguna intención de “causar discordia” entre Guatemala y los Estados Unidos, como no la veo en la crítica de la que Robinson ha sido objeto desde que vino a Guatemala. Es la persona del embajador la que no es grata a la mayoría de guatemaltecos, que no tenemos nada en contra del pueblo estadounidense.

Por otra parte, no creo que el presidente Donald Trump haya mentido cuando, poco después de asumir la presidencia, ofreció al mundo entero respetar la soberanía de los países, y ordenó la revisión de los fondos utilizados por el Departamento de Estado de Barack Obama para financiar grupos de extrema izquierda. Entonces, a todas luces a Todd Robinson los lineamientos de su presidente le importan un comino, porque la relación entre el embajador y la extrema izquierda sigue igual que antes. Verá usted cómo Robinson se pondrá en evidencia de nuevo en breve, al tratar de manipular la Constitución presionando al Congreso con nuevos bríos, utilizando siempre a la CICIG, esta vez enfocando su esfuerzo en el absurdo de la creación de un Consejo del Organismo Judicial, un adefesio de cuyo par Colombia se trata de desembarazar hoy, y que en Venezuela ha servido para apuntalar la dictadura socialista de Maduro.

Si el presidente Donald Trump miente, resulta sumamente interesante la interrogante al respecto de por qué lo hace solo en lo concerniente a Guatemala; porque es de sobra obvio que el gobierno de Trump no es la continuación del gobierno de Obama, tanto en lo referente a los asuntos internos de los Estados Unidos, como a su atinada política exterior, con la que de forma contundente lucha por recuperar el liderazgo como potencia mundial, descuidado por su antecesor.

Pareciera a veces que nuestro país es el cajón de arena en el que el embajador Robinson juega como un niño mal educado, sin esperar consecuencia alguna por parte de sus superiores ante sus constantes errores, impulsado por taimados militantes de la extrema izquierda que lo manipulan como el gringo ingenuo que es.

Todd Robinson debe poner las cosas en su justa dimensión,  y no darse más importancia de la que tiene, porque el asunto es con él, no con su país.

Ilustración de Trump

.
.

Leave a Reply